18_03_19

Fisuras en la OEA dilatan salida para Venezuela

La reunión de cancilleres dejó dos posturas disímiles. Buscarán un consenso antes del 19 de junio.

La crisis de Venezuela siguió su curso con nuevos fallos de la Justicia favorables al Gobierno, más heridos en protestas reprimidas por militares y policías, una fuerte devaluación de la moneda local y la falta de acuerdo de los cancilleres de la región, que buscaron infructuosamente en Washington una solución en el seno de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Tras más de cuatro horas de reunión formal sin poder acercarse a los 23 votos (equivalentes a dos tercios de los miembros presentes) necesarios para adoptar alguna de las dos propuestas de declaración sobre la situación en el país petrolero, los ministros de Relaciones Exteriores decidieron suspender la reunión.

Ahora los embajadores de la OEA tienen que acordar una fecha para que los cancilleres se reúnan de nuevo antes de la Asamblea General de la OEA de Cancún (México), que tendrá lugar entre el 19 y el 21 de junio.

Posturas encontradas

Por un lado, un grupo de países integrado por Canadá, Estados Unidos, México, Panamá y Perú, entre otros, postuló reclamar “el cese” de la convocatoria del presidente Nicolás Maduro a una asamblea constituyente originaria, la liberación de los “presos políticos” y un calendario electoral con observación internacional.Esa iniciativa buscaba también pedir la suspensión de “todo enjuiciamiento de civiles por tribunales militares”, un nuevo diálogo entre el Gobierno y la oposición, y la búsqueda de “asistencia humanitaria internacional” para paliar el desabastecimiento de alimentos y de medicinas.

Del otro lado, los 14 países nucleados en la Comunidad del Caribe (Caricom) defendían un borrador que sólo coincidía con el primero en propiciar el diálogo político, el cese de la violencia y la invitación a Venezuela a reconsiderar su decisión de retirarse de la OEA.

Venezuela inició el 28 de abril pasado el trámite para dejar la OEA, situación que sólo podrá hacerse efectiva dentro de dos años, y sorprendió al acreditar para la reunión de ayer a su representante ante el organismo, Carmen Velásquez, quien, sin embargo, no asistió a las deliberaciones.

En las calles

Mientras tanto, agentes de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militar) y la Policía Nacional Bolivariana (PNB) volvieron a utilizar camiones hidrantes, vehículos blindados, bombas de gas lacrimógeno, balas de goma y bolitas de vidrio para reprimir protestas opositoras en varias zonas de Caracas, reportó la prensa local.

Al menos 21 personas fueron atendidas con diversas lesiones en centros de salud del municipio caraqueño Chacao, informó su alcalde, Ramón Muchacho, mientras en el vecino Baruta se registraron “varios heridos”, según el diario capitalino El Nacional .

Los manifestantes partieron desde diferentes puntos de Caracas y pretendían llegar hasta la sede de la cancillería, en muestra de apoyo a la reunión de los cancilleres en la OEA.

Fallos por la Constituyente

En paralelo, la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ, organismo controlado por el oficialismo) estableció en un fallo publicado que autoriza a Maduro a llamar a una Asamblea Constituyente sin necesidad de que esa iniciativa sea avalada por un referéndum popular.

Esa Sala emitió hace dos meses sendos fallos que limitaron la inmunidad de los diputados y le transfirieron al TSJ la facultad de legislar lo que la Constitución confiere a la Asamblea Nacional (parlamento), y que dispararon las protestas callejeras opositoras que aún no cesaron.

Devaluación

A la vez, el Gobierno formalizó ayer una devaluación implícita de 64,1 por ciento de la moneda nacional, al elevar de 721 a 2.010 bolívares la cotización del dólar en una subasta de divisas organizada por el Banco Central de Venezuela (BCV).

En ese contexto, Rusia, uno de los más consecuentes aliados del gobierno chavista, pidió a la administración de Maduro que no se excediera en sus “competencias políticas ni económicas”.

Nuevo Gobierno. La subsecretaria de organismos internacionales de Ecuador, María Carola Iñiguez, se sumó a Bolivia y a Nicaragua en el rechazo a la convocatoria de la reunión de cancilleres de ayer en la OEA sobre Venezuela y consideró que le recuerda “a épocas oscuras”. La diplomática indicó que “es preocupante que queramos imponer soluciones” a Venezuela, algo que, a su juicio, “sólo recuerda a épocas oscuras cuando la OEA era un instrumento para imponer agendas en nuestra región”.