Gobernadores ratifican que el Fondo del Conurbano debe debatirse en el Congreso

Gobernadores oficialistas y opositores se reunieron para acordar una estrategia común en rechazo a la actualización del Fondo del Conurbano de la provincia de Buenos Aires y advirtieron que “esa pretensión perjudica gravemente al resto de las provincias y municipios”.

Los gobernadores de todo el país reaccionaron frente a la demanda que su colega María Eugenia Vidal presentó ante la Corte Suprema de Justicia, por la restitución a Buenos Aires del Fondo del Conurbano, con un documento firmado por mandatarios del PJ, Cambiemos y partidos provinciales, en el que solicitaron al máximo tribunal que “no tome resolución” sobre el tema hasta que haya un debate en el Congreso.

El documento, de cuatro puntos, fue consensuado entre 18 gobernadores y tres vices que se reunieron esta tarde en la casa de San Juan Juan, ubicada en la calle Sarmiento al 1200 de la Ciudad de Buenos Aires.

En el texto se acordó “solicitar respetuosamente a la Corte Suprema de Justicia que no tome resolución alguna hasta tanto sean escuchadas todas las jurisdicciones y se de el debate correspondiente entre la Nación y las provincias y el Congreso de la Nación“.

En otro de los puntos del documento, los gobernadores pidieron que “siendo un tema que involucra la relación Nación-provincias, su tratamiento indefectiblemente debe darse a través del debate entre Nación, las provincias y el Congreso de la Nación“.

Además, en el texto acordado por la totalidad de los mandatarios presentes en la Casa de San Juan se subrayó “que la pretensión de la provincia de Buenos Aires perjudica gravemente al resto de las provincias y municipios”, en tanto que se ratificó “la permanente predisposición al diálogo y la búsqueda de soluciones consensuadas”.

A diferencia de las reuniones anteriores, en las que participaron exclusivamente mandatarios peronistas, ésta vez la asistencia trascendió las diferencias partidarias.

Estuvieron presentes hoy los gobernadores de Cambiemos Gerardo Morales (Jujuy), Ricardo Colombi (Corrientes) y -aunque arribó a la Casa de San Juan cuando la reunión ya había finalizado y se había difundido el documento- Alfredo Cornejo (Mendoza).

También fueron de la partida, por primera vez en estas reuniones en territorio porteño en defensa de los fondos provinciales, los gobernadores Miguel Lifschitz (Santa Fe), Omar Gutiérrez (Neuquén) y Alberto Weretilneck (Río Negro).

Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Alicia Kirchner (Santa Cruz) y Claudia Ledesma (Santiago del Estero) enviaron en representación a sus vicegobernadores, Carlos Ponce, Pablo González y José Neder.

Los peronistas presentes fueron el anfitrión, Sergio Uñac (San Juan), Schiaretti (Córdoba), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Carlos Verna (La Pampa), Lucía Corpacci (Catamarca), Domingo Peppo (Chaco), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Hugo Passalacqua (Misiones), Juan Manuel Urtubey (Salta), Gildo Insfrán (Formosa), Juan Manzur (Tucumán) y Sergio Casas (La Rioja).

En tanto, no hubo representantes de Chubut, cuyo gobernador, Mario Das Neves, cursa una licencia médica.

El reclamo de Buenos Aires

El Fondo del Conurbano, creado en 1992 y fondeado con el 10 por ciento de la recaudación del impuesto a las ganancias, tiene establecido desde 1996 un tope de 650 millones de pesos para la provincia de Buenos Aires, y el excedente se reparte entre las restantes provincias. Ese límite es lo que el gobierno bonaerense pretende eliminar.

En una demanda ante la Corte Suprema contra el Estado Nacional, en la que todas las demás provincias argentinas son “terceros citados”, la provincia de Buenos Aires exige la declaración de inconstitucionalidad del tope de 650 millones de pesos, lo cual le devolvería a la provincia el 10 por ciento del impuesto a las ganancias para sus arcas.

La demanda bonaerense incluye, si el reclamo por el tope no prospera, que se declare inconstitucional la exclusión de la provincia del reparto del remanente del fondo y del 4 por ciento de Ganancias que se les asigna a las demás provincias como compensación, según pudo saber Télam desde la Fiscalía de Estado bonaerense.

En la previa de la reunión, mientras iban llegando a la Casa de San Juan, fueron varios los representantes provinciales que pusieron en números lo que sus provincias perderían en caso de que prospere la demanda de Vidal. Según informaron, San Luis resignaría $ 1500 millones; Entre Ríos, 3500 millones, y Santa Cruz, $ 1000 millones.

El reclamo de Buenos Aires se inscribe en un contexto de conflictos por la coparticipación federal de impuestos en momentos en que se incumple el mandato de la reforma de la Constitución Nacional de 1994, que ordena una nueva ley para el reparto de la recaudación de tributos entre la Nación y los 24 distritos del país.


 

Deja un comentario