antologia daniel toro

Gran homenaje al entrañable Daniel Toro

Con la presencia de familiares, músicos, amigos y autoridades, se hará entrega de las licencias de 11 discos, mas simples y compilaciones del compositor y cantor, recuperados por el Inamu. El organismo presentará ademas, “Antología Music Hall 1967/1984”, álbum que compila canciones claves de la prolífica carrera del músico salteño.

Como un reconocimiento a su destacado aporte al folclore argentino, Daniel Toro será homenajeado por el Instituto Nacional de la Música (Inamu) y el Ministerio de Cultura y Turismo de la Provincia. El evento se realizará hoy lunes, a partir de las 20, en la Casa de la Cultura. La entrada es libre y gratuita.

Con la presencia de familiares, músicos, amigos y autoridades, se hará entrega de las licencias de 11 discos, más simples y compilaciones del compositor y cantor, recuperados por el Inamu, Además, el organismo presentará “Antología Music Hall 1967/1984”, álbum que compila canciones claves de la destacada carrera del músico salteño. La compilación y dirección de esta edición estuvo a cargo de Víctor Pintos.

Daniel Toro, nacido en Salta el 3 de enero de 1941, es uno de los compositores de folclore más prolíficos de la provincia, con más de 1.000 canciones compuestas. Entre las más conocidas se pueden mencionar: “Cuando tenga la tierra” (con Ariel Petrocelli), “El Antigal” (con Lito Nieva y Ariel Petrocelli), “Zamba para olvidar” (con letra de Julio Fontana), “Mi principito” (con Néstor César Miguens), “Para ir a buscarte”, “El Cristo americano”, “Nostalgia mía”, “las cuales forman parte fundamental de la cultura latinoamericana.

“Para ir a buscarte” con letra del poeta Ariel Petrocelli, fue musicalizada por Toro a los 17 años. El año 1959 marcó el inicio de su carrera profesional en el folclore al integrar el conjunto Los Viñateros. Luego pasó por otras agrupaciones, pero el grupo más importante fue Los Nombradores, que integró hasta 1966. Ese año lanzaría su carrera como solista.

En 1967 fue distinguido como revelación del Festival de Cosquín, ganando el premio Consagración.

La década del 70 fue adversa para el compositor. Primero, por la dictadura militar instaurada en 1976, que lo marcó e incluyó su nombre en las listas negras, por lo que sus canciones fueron prohibidas. A ello se sumó que en 1979 se vio afectado por un cáncer de garganta que lo mantuvo alejado del canto por muchos años.

La enfermedad no le impidió seguir componiendo. De esos años datan las zambas “Nostalgia mía”, “Pastorcita perdida”, “Zamba de tu presencia”, entre otras. Y en 1985, obtenía un nuevo reconocimiento. Obtiene el Premio Konex al Cantante Masculino de Folclore y el año 1993 sería testigo de su vuelta a los escenarios.

El Congreso de la Nación le rindió homenaje a los 40 años de trayectoria con la música folklórica argentina en 1999 y en 2004 se realizó un tributo en el Teatro Astral de Buenos Aires, en el que participaron Los Fronterizos, Los Nocheros, Zamba Quipildor, Ariel Petrocelli, Abel Pintos, Yamila Cafrune y el Chango Nieto.