Grave incursión de efectivos de la Marina boliviana

Los militares pretendieron que se les entregue un ciudadano argentino para ser ajusticiado. La negativa hizo que Bolivia cierre el puerto a las chalanas argentinas.

Un incidente entre un ciudadano argentino y un integrante de la Marina de la República Plurinacional de Bolivia derivó en una grave incursión de personal naval del vecino país supuestamente armado, contraviniendo los protocolos firmados entre ambas naciones sobre la materia y colaboración internacional.

La incursión de los marinos bolivianos, según una versión con origen en el municipio de Aguas Blancas, se produjo minutos después de que un chalanero argentino sufriera un altercado en el puerto sobre el río Bermejo pero del lado boliviano.

En ese incidente, cuya génesis se desconoce, intervino la autoridad naval de Bolivia a cargo, quien al parecer intentó detener al argentino que supuestamente en ese momento golpeó con una cadena de la embarcación al marino.

Minutos después, una unidad de esa fuerza armada cruzó el río Bermejo y ya en territorio argentino increpó a los chalaneros para que entreguen al supuesto agresor para que fuera trasladado hacia el vecino país.

Los argentinos, todos civiles, se negaron a entregar al compatriota produciéndose un altercado del que no se tiene precisiones.

Poco después la Marina de Bolivia arbitrariamente cerró el paso del río a los gomones argentinos, mientras las autoridades argentinas sí permitieron que los gomones y chalanas bolivianos siguieran trabajando.

Esta incursión contra la soberanía nacional y la falta de respuesta inmediata movilizó a los distintas fuerzas sociales que reclamaron una acción oficial sobre el conflicto, que tiene sus raíces en un hecho doloso ordinario.

Se supo que hubo un comunicado de los bolivianos. “Naval 3 de Bermejo determinó que mientras los gomeros argentinos no entreguen al agresor del marino de la Naval 3 no podrán trabajar. Por lo tanto, los gomones argentinos están paralizados. Nosotros ya dialogamos y dejamos en claro cuál es el trato o las condiciones para que vuelvan a trabajar”, expresaron las autoridades de la Naval 3. Así, en la mañana de ayer, el paso ilegal por gomones que tiene un gran tránsito sobre el río, entre las localidades de Bermejo y Aguas Blancas, fue cortado unilateralmente por la División Naval en Bolivia.

El caso

Se supo que el gomonero primero empujó a uno de los efectivos de la Area Naval 3 de Bermejo y lo atacó también con una cadena y luego se dio a la fuga al lado argentino, perdiéndose en la zona urbana de Aguas Blancas. Los efectivos de la fuerza boliviana cruzaron hasta la playa argentina donde amenazaron con impedir el tránsito fluvial hasta que se les entregue al acusado.

Deja un comentario