Hacharon un poste de luz para robar los fusibles

Ocurrió en el loteo Sol del Oeste, donde dos jóvenes de 20 y 26 años fueron detenidos tras una espectacular persecución cuando intentaban huir.

El dicho popular señala que la “necesidad tiene cara de hereje”. Un hecho ocurrido ayer hizo que el refrán folclórico se acercara a la realidad cuando dos amigos salteños, apremiados por la necesidad de tener algo para vender decidieron agarrar un hacha y salir por la vía pública a dar vueltas. Pasado el mediodía, cuando el olor del almuerzo empieza a extinguirse, en el loteo Sol del Oeste los jóvenes decidieron voltear un poste de alumbrado público. ¿El objetivo? al parecer querían robar los fusibles para luego venderlos en el mercado negro.

A plena luz del día, vecinos sintieron los golpes del hacha y al asomarse observaron cómo los jóvenes castigaban el poste de luz con sistemáticos hachazos. Una de las personas llamó al Sistema de Emergencias 911 para contar lo que azorada estaba viendo a metros de su vivienda. Mientras los muchachos seguían con su propósito de voltear el inmenso poste.

Personal de la subcomisaría del barrio Grand Bourg se presentó en el lugar cuando el poste de luz ya estaba en el piso y los jóvenes buscaban llevarse todo elemento que les resultara provechoso, pero al ver a los uniformados salieron corriendo. Tras una espectacular persecución, los uniformados lograron interceptar a uno de los fugitivos, de 20 años, quien está domiciliado en el barrio San Silvestre.

El otro individuo logró escapar, llevándose la herramienta utilizada para derribar el poste de luz, pero al cabo de algunas horas los efectivos también lograron detenerlo, tratándose de un joven de 26 años domiciliado en el barrio Puerto Argentino.

Ambos amigos fueron trasladado primero a la comisaría y luego puestos a disposición de la Justicia. El hecho cometido causó el asombro de los vecinos del barrio Sol del Oeste, que se preguntaban ¿para qué los individuos tiraron el poste de alumbrado público?

¿Pobreza?

Entre las voces vecinales que se escucharon tras el arresto de los jóvenes, una de las mujeres señaló que ambos jóvenes serían consumidores de drogas y esta vez el hambre fue “demasiado lejos”. “Estos changos tuvieron que trabajar más de la cuenta para poder vender algo”. La pobreza en su máxima expresión, agregaron otros como asintiendo la expresión de la mujer.

Tras los dichos justificando a los jóvenes ladrones, hombres y mujeres que se instalaron en el lugar no tardaron en sumarse a las opiniones para contrarrestar lo que habían escuchado y culpar sin juicio previo a los muchachos, quienes fueron identificados por la Policía como Nicolás Renfinges (20) y Emilio Rodríguez (26). “Son ladrones y seguramente querían llevarse los fusibles para venderlos y comprar drogas, no hacen más que estar pensando cómo y dónde robar”, exclamó con vehemencia un hombre. Tanto él como la mujer -mayor de edad- prefirieron no dar a conocer sus nombres para evitar cualquier tipo de inconveniente.

.Según el Código, es un “robo simple”

Según describe el artículo 164 del Código Penal Argentino, “será reprimido con prisión de un mes a seis años el que se apodera ilegítimamente de una cosa mueble, total o parcialmente ajena, con fuerza en las cosas o con violencia física en las personas, sea que la violencia tenga lugar antes del robo para facilitarlo, en el acto de cometerlo o después de cometido para procurar su impunidad”.

El Tribuno Salta

.


 

 

Deja un comentario