1491870521874

Hoy se presenta “Piedras descalzas” de Fernanda Álvarez Chamale

Es el segundo libro de la autora, que en este caso reúne poesía con textos en prosa de diferentes épocas. Un volúmen artesanal que muestra la continuidad de una voz de esta época.

Hoy a las 21.30, en el Centro Cultural América, Mitre 23, se presentará el libro “Piedras descalzas”, que reúne poesía y prosa de diferentes momentos de la escritora Fernanda Álvarez Chamale.

Los textos están acompañados por tintas de Belén Sigalski, que también estará presente en la oportunidad.

Se trata del segundo libro de la autora, editado por “Cuadernos de Elefantes”, editorial del poeta tartagalense Mario Flores.

La presentación estará a cargo de Flor Arias y, por videoconferencia, de Claudio Rojas.

“Es un libro muy querido, que está compuesto de textos de otra época, por lo que aparecen textos en prosa, al final textos en verso y muchos más breves… Por supuesto que la poesía se expande más si circula en las redes, pero es diferente el libro, como objeto que se lo puede tener. Es una edición corta, artesanal en este caso, en la que el mismo Mario Flores cosió y armó los cuadernillos de cada libro. Toda la colección es artesanal y esa es su principal virtud…”, dice la poetiza.

Respecto a la metáfora que se encierra en “Piedras Descalzas”, Fernanda dice que “está un poco vinculada con esta idea supone que en lo inmóvil hay movimiento y vitalidad. Lo de la piedra viene de ahí, obvio relacionado con mi versión del paisaje. Vivo en una zona rodeada de cerros, montañas, ríos… Ahora mismo estoy en un barrio montado sobre un pedregal como el Huaico. Bueno, la búsqueda es reversionar el tratamiento del paisaje que se ha hecho en la literatura de Salta”, señala.

Siempre el agua está presente en la poesía de Fernanda. Incluso su blog se llama “Nadadora” y remite a tiempos primordiales. “En primer lugar a mí me encanta nadar, me gusta el agua. Tiene que ver con idea del útero materno, seguro… Me gusta la lluvia, los ríos, el mar, me gustan los cuerpos mojados, por qué no, nada mejor que los cuerpos mojados… En la clínica de poesía que hacemos con Flor Arias, nosotras también ponemos en consideración nuestros textos y coinciden en que hay mucho erotismo en mi poesía. Y es verdad, la erótica y la sensualidad, el cuerpo, está siempre muy presente. Lo que pasa con la poesía que se autoetiqueta como ‘erótica’ es que se impone el tener que nombrar al cuerpo o a la sensualidad desde la tosquedad. A veces el erotismo deviene en provocación, tiene que ver el cuerpo de la mujer, que es social, construido, como el erotismo o la sensualidad que también son construcciones. Hay un cuerpo de mujer, que está atravesado por un modo de sentir la sexualidad muy diferente, pero no espera nada de ese cuerpo social. Hay un juego de metáforas que incluye al agua, a las piedras. Es un juego, a veces erótico y a veces político”, dice la autora.

Alvarez Chamale ya tiene un libro previo, “Biomas”, donde evidencia su búsqueda estética.

Fuente: El Tribuno Salta Espectáculos