Hubo caos y dos detenidos por cuatro amenazas de bomba

Tuvieron que descartar la presencia de explosivos en la terminal y en tres escuelas.La ciudad se alteró por el despliegue de policías y la evacuación de alumnos.

Dos jóvenes detenidos, cientos de alumnos dando vueltas por la ciudad, padres que debieron abandonar sus puestos de trabajo, calles cortadas y un despliegue de efectivos de todas las fuerzas de seguridad fue el saldo de una jornada en la que hubo amenazas de bomba en la terminal de ómnibus y en las escuelas Einsten, Nacional y Scalabrini Ortiz.

A las 7.37, por un llamado al 911 alguien informó que había explosivos en la terminal de ómnibus. A las 8.35, una nueva comunicación al sistema de emergencias advirtió sobre una bomba en la escuela técnica Alberto Einstein y a las 10.15 se sumó otra que extendió la misma advertencia al Colegio Nacional. A las 17.45 una voz masculina alertó que habría una detonación a las 21 en las aulas de la Scalabrini Ortiz.

Efectivos de la Policía de la Provincia y de Bomberos trabajaron para descartar que hubiera explosivos en los cuatro edificios y al menos 1.000 alumnos de las tres instituciones educativas tuvieron que interrumpir las clases para regresar a sus casas . También se evacuó la terminal de ómnibus y se suspendieron viajes.

Después del mediodía las fuerzas de seguridad detuvieron a dos estudiantes de 18 y 19 años del Colegio Nacional, a quienes identificaron como los autores de la amenaza a su propios compañeros y profesores.

Emilio Albornoz, director de Investigaciones de la Policía, informó a El Tribuno que los responsables de la evacuación de la escuela Einstein y la terminal estaban identificados pero no se había logrado localizarlos hasta el cierre de esta edición.

El comisario aseguró que no había relación entre los culpables de los cuatro llamados. “No encontramos por ningún patrón de vínculo. Quizás se produjo un efecto cascada”, manifestó.

“En Salta es muy raro”

Tanto desde la Policía como desde el Ministerio de Educación indicaron que las amenazas de bomba no son frecuentes y que, si bien no hay una estadística, no tienen registros recientes de cuatro hechos de este tipo en un mismo día.

El comisario Gustavo López destacó que, si bien en Buenos Aires se vienen dando muchos casos similares, “en Salta esto es muy raro”.

En la terminal de ómnibus los comerciantes se quedaron con toda la mercadería ayer a la mañana.

A las 7.45 estaban desalojando las dársenas de colectivos para cumplir con el protocolo que rige en situaciones que ponen en riesgo la seguridad de los pasajeros.

Actuó personal de la comisaría novena, la base operativa de Orientación al Turista, la Brigada de Investigaciones, Bomberos, División Canes, Tránsito y la Dirección de Emergencias de la ciudad.

Los efectivos comenzaron a verificar las encomiendas de colectivos que llegaron a Salta a las 7.30, con el apoyo de un perro entrenado para estas tareas.

Los micros que debían ingresar a la ciudad a esa hora fueron desviados al estacionamiento del cementerio de la Santa Cruz. La confusión fue generalizada entre los pasajeros que debían abordar los coches y no sabían cómo hacer.

 La modalidad de los llamados

Las amenazas a las tres escuelas ingresaron al 911 desde celulares, lo que permitió rápidamente establecer la identidad de los jóvenes que quedaron detenidos y presumir la de otros responsables que están siendo buscados.
El llamado que advirtió sobre un supuesto explosivo en la Terminal de ómnibus se realizó desde un teléfono público ubicado en la avenida Sarmiento al 500 de acuerdo a lo que se había logrado establecer hasta ayer. El caso está a cargo de la Fiscalía Penal Dos.

En la escuela Scalabrini Ortiz los chicos estaban saliendo

La escuela Scalabrini Ortiz, ubicada en la esquina de San Martín y Moldes, recibió la amenaza de bomba ayer cerca de las 17.45, e, inmediatamente, los docentes se comunicaron con la Policía. Era la cuarta advertencia de este tipo que se realizaba en el mismo día en la ciudad.
Según confirmaron efectivos policiales, la persona que se comunicó aseguraba que había un explosivo en el edificio y que detonaría las 21.
El autor de la amenaza fue un hombre que llamó desde un celular y que desde ayer era rastreado por las fuerzas de seguridad.
“En el momento del llamado se estaba retirando el turno de la tarde y estaban por ingresar los alumnos del Profesorado de Lenguas Vivas. No había más que algunos chicos pero igualmente se profundizaron los controles. Los policías revisaron las imágenes que tomó el equipo de cámaras de seguridad de la escuela”, señaló la profesora Blanca Sitjar de Porta a El Tribuno.
La docente destacó que, tanto los maestros como los alumnos tomaron la situación con tranquilidad y que fueron evacuados los pocos estudiantes que estaban en la institución a esa hora.
“Se aplicó el protocolo que reclama la Policía y Bomberos una vez que se recibió la llamada”, agregó la profesora.

Prevención
“El resultado fue negativo. La llamada fue recibida por el servicio de emergencia 911 y se procedió inmediatamente a aplicar el protocolo y a realizar el chequeo con un can entrenado. Ahora los investigadores se pondrán a averiguar de dónde provinieron los llamados, ya que se dieron casi de manera simultánea”, detalló ayer a la mañana el comisario Gustavo López tras las amenazas en la terminal de ómnibus y la escuela Einstein.
Desde la Policía difundieron ayer que se realizan talleres en los colegios para concientizar sobre el buen uso del 911.
Se trata de una iniciativa que se enmarca en un ciclo que llevan a cabo profesionales del sistema de emergencias y por el que ya capacitaron a más de 6.000 personas.
El 2 de octubre la Policía de Salta estuvo informando a 600 estudiantes del colegio secundario “René Favaloro”, de Villa Palacios.
Se hace especial hincapié en las urgencias que se pueden comunicar al sistema de emergencias y los recursos humanos que se movilizan para atenderlas.
Los directores de escuela que estén interesados en los talleres podrán escribir a difusio nes911salta@gmail .com o llamar al 4325203.

La pena podría ser de hasta seis años 

José Hinojosa, responsable del Centro de Coordinación Operativa de la Policía, detalló que una amenaza de bomba a un edificio público es un delito que está penado con prisión efectiva de dos a seis años.
El artículo 211 del Código Penal dice específicamente que “será reprimido con prisión de dos a seis años el que, para infundir un temor público o suscitar tumultos o desórdenes, hiciere señales, diere voces de alarma, amenazare con la comisión de un delito de peligro común, o empleare otros medios materiales normalmente idóneos para producir tales efectos”.
“Cuando para ello se empleare explosivos, agresivos químicos o materias afines, siempre que el hecho no constituya delito contra la seguridad pública, la pena será de prisión de tres a diez años”, agrega el texto.
Hinojosa, también remarcó que es importante el uso responsable del sistema de emergencias 911, ya que una llamada falsa moviliza una gran cantidad de recursos humanos y materiales que podrían necesitarse para una urgencia real.
Estos conceptos se difunden en las capacitaciones a escuelas que brinda el Ministerio de Seguridad de Salta como actividad preventiva.
El comisario Gustavo López, uno de los responsables de los operativos que se realizaron ayer tras las amenazas de bomba, señaló que “los medios de prensa son importantes para dar a conocer que los recursos que se disponen ante un llamado cuestan mucho dinero”.
Los funcionarios de la Policía de la Provincia de Salta remarcaron que la población debe concientizarse de que amenazar un edificio público no puede considerarse “como una broma”.

Desactivar una bomba

Desde Defensa Civil de la Provincia destacaron que, si bien el organismo no interviene ante amenazas de bomba, de confirmarse la presencia de un explosivo en un espacio público, se aplican distintas medidas para salvaguardar la integridad de los personas.
El protocolo de operativo indica que, cuando se trata de edificios como escuelas o la terminal de ómnibus, se debe evacuar a todos con sus respectivas pertenencias.
“Cuando se trata de una evacuación por sismo, en cambio, se pide que las personas salgan sin sus cosas. En este caso se necesita lo contrario. Lógicamente, nadie se retirará llevándose el explosivo”, explicó Ernesto Flores, titular de Defensa Civil, a El Tribuno.
La Brigada de Explosivos de Bomberos es el organismo encargado de revisar el lugar bajo amenaza con protocolos acordes a la complejidad de la situación.
“Esto fue lo que sucedió tras estas llamadas”, agregó Ernesto Flores ayer a la tarde. La Brigada de Investigaciones, junto a miembros de la Policía, debe encargarse de desactivar el explosivo, e impulsar las actuaciones necesarias para ubicar a quien realizó la amenaza e iniciar el proceso legal.


 

Deja un comentario