caso brisa declara

Inaudita coartada de Segundo para zafar del femicidio de Brisa

Luego de estrangular a su novia, el imputado le dijo a la Policía que ella le pidió que la matara.

La segunda jornada del juicio por el femicidio de Brisa Goytea se llevó a cabo ayer en la Sala III del Tribunal con las declaraciones de policías que intervinieron en los hechos.

El sargento Jaime Zárate, quien se desempeñaba en el Sector 7A en aquel entonces, explicó: “Tras una llamada al 911 nos mandaron a verificar un desorden. Toqué la puerta y salió una menor que me dijo que su hermano había discutido con su novia. Salió el muchacho (Claudio Segundo) y dijo que estaba todo bien y que tras la discusión su novia se había ido a comprar. Pregunté donde vivía la chica y me contestaron que cerca de la plaza. Informé del hecho y nos retiramos”, declaró.

El fiscal Pablo Rivero le preguntó a Zárate por qué no esperó que la chica regresara de comprar. “Porque la menor dijo que no sabía si volvería”, respondió. “¿Por qué no entró a la casa?”, insistió el fiscal. “Porque no escuché nada que indicara riesgo y no teníamos autorización”, afirmó.

Tras esta declaración, la jueza Carolina Sanguedolce le hizo una recomendación al policía: “Usted debe prestar mayor atención a su actividad policial”, ya que el sargento llegó a la casa de Segundo y en vez de ahondar más en el caso, se retiró creyendo la coartada del acusado.

También declaró el sargento César Fernández. “Fuimos derivados por violencia familiar. Un vecino nos indicó el lugar. El custodia descendió del móvil y yo me quedé enfocándolo con la cámara del patrullero. Él dialogó con la chiquita y el muchacho. Luego informamos que hubo una discusión del muchacho con la novia y que la chica se había retirado”, sostuvo.

Por su parte, el oficial Guillermo Rodríguez declaró: “En la comisaría se presentó una mujer, su hija y la hermanita de Claudio Segundo, quien lloraba. Pusieron en conocimiento que él había matado a Brisa. Ocurrió a las 13.10. La mujer nos acompañó en el móvil. Llegamos al lugar y vi al muchacho sentado en el cordón. Llegó otro móvil y él quiso darse a la fuga pero fue demorado. Él estaba transpirado”.

“Debajo de la cama estaba el cuerpo de Brisa envuelto en plástico. Abrí el plástico y ella estaba sin signos vitales. Llamé al Samec. Perimetré el lugar y llamé al fiscal”, agregó.

“Escuché decir al imputado que él había matado a Brisa. Que ella se lo había pedido”, aseguró. “Noté en el patio una pala y un pico. Había cavado una fosa”, expresó.

La agente Georgina Sánchez declaró: “La hermanita de Segundo dijo que él había matado a Brisa y que la había escondido bajo la cama. La nena había manifestado en mensajes a su amiguita, que tenía miedo de que él le haga algo”.

“Segundo decía que Brisa le había pedido que la matara con un cinto que quedó en la basura. Actuó por demás tranquilo”, expresó el efectivo Carlos Guantay.

El Tribuno Salta