Juan Manuel Urtubey: “Sí, claramente peligra mi proyecto presidencial”

Sobre la renuncia formal presentada por su gabinete, en principio, el mandatario no aceptó dimisión alguna y tras una reunión con la plana total de funcionarios y el vicegobernador Miguel Ángel Isa solicitó a cada colaborador un plan de gestión para los últimos dos años de mandato.

Recibe a los diputados electos

El gobernador de la Provincia, Juan Manuel Urtubey, recibirá a las 10 de hoy en las oficinas del Grand Bourg a los tres candidatos nacionales electos el domingo.
Con Martín Grande ( Cambiemos País), Andrés Zottos (Unidad y Renovación) y Sergio Leavy está prevista una audiencia con agenda abierta, que permita diseñar acuerdos básicos en función de sus futuras gestiones en el Congreso.
Las tres figuras representan a los vértices de un triángulo que se estableció en la provincia y que pone de manifiesto posiciones hasta ahora poco conciliables.
El intendente de Tartagal, Sergio Leavy, estará hoy a las 10 en la reunión con Urtubey, pero advirtió sobre su posición: “Mi posición es inamovible: no estoy de acuerdo con el acercamiento del Gobierno provincial con el de la Nación, que ha optado por el neoliberalismo, que perjudica a la provincia”, dijo el dirigente kirchnerista.

 

Con La Nación

En un día difícil que comenzó con la renuncia de todo su gabinete, Urtubey recibió a LA NACION en su despacho, donde, además de mostrarse autocrítico y de convocar a modernizar el justicialismo, afirmó que los comicios terminaron de derribar el mito de que el peronismo es el único que puede gobernar.

-Sí, claramente. Lo más importante ahora es la construcción de un espacio común. El más competitivo debe ser el candidato. Cuando no tuviste un buen resultado de inicio, sos menos competitivo que otros. Lo mío no es una competencia de vanidad, sino que hay que animarse a una construcción colectiva y moderna.

-Es hacer una fuerza menos verticalista y trabajar con una lógica mas democrática y republicana. También es pensar más en el futuro que en el pasado. Los peronistas tenemos la vieja mala costumbre de sacralizar el pasado y pretender que todo lo bueno ya pasó. Tenemos que ser honestos: de los 72 años de peronismo, la mitad los gobernó el justicialismo. ¿La Argentina está muy bien? No. Nos tenemos que hacer cargo de nuestra historia.

-¿El peronismo fue democrático y republicano?

-No. El peronismo nunca fue como yo digo que tiene que ser.

-¿La modernización del partido incluye aliarse con otros espacios?

-Hay momentos en los que ampliás o desaparecés. El peronismo tiene que ser mucho más amplio.

-¿A quién se debería incluir?

-Hay que correrse de los nombres propios. Los que pensamos diferente tenemos que caminar juntos y después la gente deberá elegir el candidato. Lo importante es que la sociedad advierta que hay una construcción colectiva.

-Si uno no supiera que usted es peronista, diría que es un funcionario de Cambiemos.

-Puede ser que haya una estética parecida. Pero nosotros conceptualmente tenemos diferencias con el Gobierno. Creo en la necesidad de un Estado más articulador que el diseñado por Cambiemos. Pero son diferencias que se deben discutir y llegar a puntos comunes.

-Cristina Kirchner se mostró como la oposición más fuerte al Gobierno. ¿Hay lugar para ella?

-La forma de hacer oposición de ella a mí no me contiene y no le sirve a la Argentina. Lo que hizo hasta ahora fue fortalecer al Gobierno, que ella dice enfrentar. Al final del camino ambos se necesitan. Los dos construyeron sobre la base de la grieta absurda.

-¿Qué otros peronistas ve como presidenciables?

-Falta mucho. Hay que caminar y después ver.

-Si el peronismo no se une, ¿Macri tiene garantizada la reelección?

-Creo que tenemos que trabajar en una alternativa superadora. Si no, no va a alcanzar. El Gobierno ha consolidado un posición fuerte en la sociedad rompiendo uno de los preconceptos clásicos de la política de que el único que puede gobernar es el peronismo. Nos estamos dando cuenta de que no. Y a pesar de que es malo para el peronismo, es muy bueno para la Argentina.

-¿Qué falló en su campaña?

-Fuimos víctimas de la polarización. Una elección en la que en sólo cinco provincias triunfa el PJ demuestra que hubo una ola que nos llevó puestos a todos. Yo dije hace diez días que veía que la Argentina se iba a pintar de amarillo. Y no pudimos zafar, nos llevaron puestos.

-¿Aceptará la renuncia de su gabinete?

-Voy a evaluar una por una. Es probable que algunos funcionarios dejen su área.

-¿Participará del acuerdo nacional de Macri?

-Sí. Nuestro espíritu es que haya políticas a largo plazo. Yo aposté a que a este gobierno le vaya bien y puede ser que a corto plazo me genere costos, que estoy dispuesto a pagar.


 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*