Juramento ambiental en las escuelas

Anoche el Senado convirtió en ley el proyecto que obliga a los niños a comprometerse con la causa ecologista, con un texto que definirá la autoridad escolar, en consonancia con recomendaciones de las ONU.

Los alumnos de quinto grado del ciclo primario de los establecimientos educativos de Salta deberán prestar un “juramento ambiental”, comparable al que corresponde al Día de la Bandera, pero será todos los 5 de junio, o el siguiente día hábil si este fuera no laborable.

De ese modo, la nueva ley se pondrá en práctica este lunes, sancionada anoche por el Senado luego de varios meses desde que fuera votada, en noviembre, por los diputados.

La autoridad de aplicación, es decir, el Ministerio de Educación, determinará la fórmula para el juramento, el que debe contener como mínimo el compromiso de proteger al medio ambiente, sus ecosistemas y “todas las formas de vida”.

La ley ordena que los alumnos de los niveles inicial, primario y secundario “deben llevar a cabo actividades de concientización sobre protección al medio ambiente” en esa fecha.

En los fundamentos del proyecto se consigna que “en la vida de todo niño la jura a la bandera representa un momento importante… que ayuda a madurar conceptos como “patria”, “promesa” y “compromiso”.

“Inspirados en esta idea surge el juramento ambiental como instancia en la que los niños y adolescentes juran proteger al medio”, dice el texto, que establece como “objetivo máximo del juramento ambiental el de sellar en su mente y corazones el compromiso y la responsabilidad para con su entorno”.

No precisa, en cambio, los alcances del concepto “todas las formas de vida”, lo que será necesario en el decreto reglamentario, ya que hay formas de vida -nocivas para la salud- que son legítimamente combatidas.

El diputado Ramón Villa, de Rivadavia por el Frente para la Victoria, había explicado que “el objetivo del juramento ambiental es sellar en la mente y corazones de los alumnos salteños el compromiso y la responsabilidad para con su entorno, debiéndose tener en cuenta que Salta cuenta con una riqueza ambiental sumamente valorada y los niños deben involucrarse con su cuidado”.


 

Deja un comentario