1492659262899

La Corte quedó sin fiscal en el caso de los camaristas

Las excusaciones siguen y se dilata la definición del polémico concurso.

Los cimbronazos del cuestionado concurso de camaristas que debe definir la Corte salteña, con una integración especial de jueces “ad hoc”, se hacen sentir en los tres poderes del Estado.

Ayer se excusaron los dos fiscales de Corte, Alejandro Saravia y Patricia Di Paolo, por vínculos con Marcela Von Fischer, la concursante que interpuso la apelación que debe dirimir el máximo tribunal en medio de un conflicto institucional sin precedentes.

También ayer, tras confirmarse las excusaciones, la Corte “ad hoc” solicitó al procurador general de la Provincia, Pablo López Viñals, la designación de un fiscal para que intervenga en la definición del amparo.

De esta forma, la resolución del tribunal “ad hoc” podría demorarse hasta la semana próxima.

El amparo

Von Fischer, actual secretaria relatora de la Corte, cuestionó la unificación de los cinco concursos que habían sido convocados para cubrir las vacantes de las cinco salas de la Cámara Civil y Comercial.

También denunció que dos concursantes, María Alejandra Gauffin y María Victoria Mosmann, conocían de antemano el caso que se usó en la evaluación escrita. Ello, porque el tema propuesto por el tribunal evaluador coincidió, estrictamente, con un fallo que dictó la sala civil en la que ambas se desempeñan como secretarias en febrero de 2016.

Una jueza de primera instancia, Mónica Mudski, rechazó el amparo. Con una presentación ante el Consejo, también el diputado Carlos Zapata había solicitado que se frene el procedimiento antes de las entrevistas y la definición de las ternas en las que Gauffín y Mosmann quedaron finalmente incluidas.

El pasado 12 de abril, tras solicitar un dictamen en el que la fiscal de Estado Mónica Lionetto marcó la existencia de “irregularidades insalvables”, el Ejecutivo devolvió las cinco ternas y pidió al Consejo que convoque a nuevos concursos. El pasado martes, los consejeros que habían intervenido en el proceso, dieron por agotada la competencia del órgano elector y rechazaron el requerimiento del gobernador Juan Manuel Urtubey.

Entre tanto, la apelación de Von Fischer llegó a la Corte y seis de sus siete miembros naturales se excusaron de definir la suerte del amparo. Solo quedó Abel Cornejo para dirimir el caso junto a seis jueces “a hoc”, sorteados entre los magistrados de segunda instancia.

Como dato saliente, tres de los sorteados -Luis Félix Costas, Antonio Omar Silisque y Adolfo Figueroa- son jueces jubilados que, en agosto de 2016, fueron designados mediante una acordada de la Corte para integrar la cuarta sala del Tribunal de Impugnación.

Otro de los magistrados que salió sorteado, Luciano Martini, preside la Asociación de Jueces de la Provincia de Salta. La entidad no se pronunció sobre el delicado conflicto que desató el cuestionado concurso de camaristas, pero sí salió al cruce del titular de la Cámara de Diputados, Manuel Santiago, por declaraciones periodísticas a las que consideró “ofensivas e infundadas hacia los integrantes del Poder Judicial”.

Godoy había calificado de “innecesarios” los concursos y deslizado que los jueces “no laburan”.

Ayer, Gauffín renunció a la terna.

Cruce de jueces a Godoy

Ayer, en una asamblea ordinaria, la Asociación de Jueces de Salta trató los informes anuales. No hubo un pronunciamiento sobre los polémicos concursos de camaristas. Sí se conoció una dura nota enviada al titular de Diputados, Manuel Santiago Godoy, quien en declaraciones periodísticas había considerado “innecesarios” los concursos impugnados y deslizó que los magistrados “no laburan”.
La Asociación de Jueces le manifestó a Godoy que “sus apreciaciones resultan ofensivas e infundadas”. A la par, le hizo notar que “usted presidió el Consejo de la Magistratura en el concurso que tiene un amparo constitucional apelado ante la Corte”. Tras reprocharle que “desconoció el trabajo y esfuerzo de los jueces de la provincia”, la institución le recordó al legislador que “firmó la sanción de la ley que creó los cargos concursados que ahora reputa de innecesarios”.

Fuente: El Tribuno Salta (Por Antonio Oieni)