casopaolanulidad

La desaparición y la nulidad serían el final del caso Paola

Si prospera la nulidad por errores del fiscal, la causa vuelve a foja cero, los detenidos, a la calle y, si hubiera crimen, sería casi perfecto.

En la mañana de ayer cuando toda Salta esperaba resultados alentadores en la búsqueda de Paola Álvarez, desaparecida hace ya 40 días, al haberse puesto en movimiento un equipo de especialistas en búsquedas desesperadas, en el despacho del juez de Garantía Rodrigo Pipino, el defensor del principal imputado, Santiago Zambrani, solicitó a través de un escrito la nulidad de lo actuado hasta ahora por gravísimos errores procesales, de nulidad manifiesta.

El defensor aseguró anoche a El Tribuno que el planteo realizado a la Justicia tiene la suficiente fuerza constitucional como para que prospere en las próximas horas y que, si el juez de Garantías hace lugar, su cliente Santiago Zambrani debería recuperar inmediatamente su libertad y la causa volvería a foja cero.

En su alocución, Daniel Luna dijo que el fiscal de la causa incurrió en gravísimos errores los cuales explicó de esta manera: “He pedido la nulidad de todo lo actuado y la libertad de Zambrani, porque Zambrani primero el día 7 de mayo, al otro día que desaparece Paola, lo llaman a prestar declaración testimonial. El día 8 lo vuelven a llamar, porque los policías dicen que hay algunas contradicciones y lo hacen declarar como testigo, con promesa de decir verdad, sin abogado. El día 10, en base a esas mismas contradicciones, el fiscal lo manda a citar a declaración indagatoria y lo detiene. Eso es nulo y de nulidad absoluta”.

E insistió: “Cuando una persona es llamada como testigo, no solamente tiene que prometer y jurar decir la verdad. En ese juramento, lo más importante es que la persona que está declarando si no dice la verdad y lo pillan en una mentira se le abre una causa por falso testimonios y allí el fiscal puede pedir la detención y dejarlo detenido”.

Luna remarcó que “quien está declarando como testigo está bajo una presión adicional. En este caso, sin su abogado. Entonces, el fiscal no puede después llamarlo a indagatoria. El fiscal, en todo caso, tiene que frenar la declaración, leerle los derechos y ofrecerle que se busque un abogado propio o ponerle defensor”.

“No sucedió así. Lo que no puede hacer es ahondar aún más en el error. Y pasa a cometer un segundo error en el procedimiento, que un fiscal debe conocer al dedillo. Este error es más grave aún, ya que se utilizan las supuestas contradicciones de Zambrani y las cita y usa en sus argumentaciones para llamarlo a declaración indagatoria, es muy grave para todos los salteños”, dijo anoche Luna.

Sigue la búsqueda

Los investigadores contratados por el Estado provincial, a costa de los erarios públicos, prosiguieron ayer con sus tres canes especializados la búsqueda del cuerpo de Paola Álvarez.

En la tarde de ayer estuvieron en la zona montuosa y en los faldeos de los cerros aledaños al barrio Autódromo. Fueron una docena de personas, más el apoyo de la Policía salteña y los perros entrenados.

Mónica Morales, mamá de Paola, consultada ayer por este medio, dijo que el rastreo comenzó por la zona donde habitaba la última persona que estuvo junto a la joven la noche del 5 de mayo, cuando desapareció, Santiago Zambrani, hoy detenido y acusado de homicidio calificado.

Morales aseguró que la búsqueda tuvo resultados negativos en todos los puntos rastrillados por los profesionales en búsqueda y su equipo de canes. “Hoy (por ayer) estuvieron por la zona de los cerros adyacentes a Autódromo sin resultados. Yo les había entregado a los investigadores una calza gris que Paola se había puesto ese viernes y zapatillas azules; por ahora no hubo noticias de mi hija”, dijo la mamá.