La escuela de cadetes de La Rioja dependerá del área de Educación

La  provincia de La Rioja continúa convulsionada tras la muerte del cadete Emanuel Garay, tras un entrenamiento extremo durante el curso de ingreso a la policía. Mientras cada día se conocen nuevas revelaciones sobre los malos tratos recibidos por los aspirantes, el gobernador, Sergio Casas, anunció anoche que la Escuela de Cadetes dejará de formar parte del Ministerio de Gobierno y pasará a depender de la cartera de Educación.

“En la escuela de cadetes nunca más va a volver a pasar lo que pasó”, dijeron en Educación. Casas aclaró que “durante los próximos 30 días se elaborará el plan y el organigrama de la futura Escuela de Cadetes de la provincia”.

En tanto, la familia de Garay convocó para hoy a nueva marcha para pedir justicia por la muerte de Emanuel. Se hará a las 18, en la plaza 25 de Mayo, de La Rioja.

Con respecto al brutal entrenamiento en el que falleció Emanuel Garay por una falla multiorgánica provocada por una deshidratación aguda grave y falla renal, ayer trascendieron una serie de mensajes de WhatsApp entre los aspirantes que el lunes de la semana pasada estuvieron con la víctima. “Deberíamos juntarnos y salir a contar la verdad”, reza uno de los mensajes. El grupo se llama “Aspirantes a cadetes 2018”. En él, muchos sugerían “quedarse en el molde”.

Los mensajes, difundidos ayer en el noticiero de Telefé, revelaron una interna entre los cadetes que todavía continúan en la fuerza. Lo que se debatía en los mensajes era si resultaba conveniente hablar con los medios de prensa o esperar las órdenes de sus jefes. Incluso se amenazaban entre ellos.

Además de Garay, otros 11 aspirantes debieron ser internados por deshidratación severa. Uno de los casos más graves fue el de Luis Oropel, que debió ser trasladado a un sanatorio de Córdoba, donde ayer recuperó la función renal, según informó su hermana, Lucía.

Emanuel Garay

Víctima

El abogado de la familia Garay requerirá más medidas de prueba, además de la autopsia para ir contra los responsables de la muerte de Emanuel, cuyo padre, Roque, que también fue policía, calificó la que le pasó a su hijo como “una tortura”.

Fuente: La Nación

 


 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*