fua

La FUA exigió la renuncia de las autoridades de Seguridad

También pidió que no se permita al secretario del área a dictar clases en Humanidades. Hoy sesiona el Consejo Superior.

La Federación Universitaria Argentina solicitó ayer la renuncia de funcionarios del Ministerio de Seguridad provincial y repudió el accionar del operativo de la Policía en la Facultad de Ciencias Agrarias, durante una fiesta estudiantil. 

Los estudiantes hicieron saber que Municipalidad inició controles en el buffet de Ciencias Agrarias a fin de constatar la documentación.

Luego que efectivos ingresaran al predio de esa facultad de la Unju y detuvieran a dos estudiantes de la casa de estudios, ayer el presidente de la FUJ (Federación Universitaria Jujeña), Matías Figueroa, y la secretaría general de la FUA, Constanza Bossio, brindaron una conferencia de prensa acompañados por estudiantes que estuvieron presentes durante el operativo.

Al iniciar, los representantes estudiantiles dieron lectura a un comunicado en el que se desmintió las “explicaciones vertidas por el jefe de Policía y el jefe del Departamento Contravencional” a la prensa local.

En este marco, solicitaron al decano de la Facultad de Humanidades, Ricardo Slavutsky, la exclusión de la práctica y cualquier actividad docente de Miguel Singh, actual secretario de Seguridad.

También requirieron al gobernador Gerardo Morales la renuncia del secretario Singh, del ministro de Seguridad Ekel Meyer, del juez contravencional Rafael Rodríguez, del jefe del Policía y la separación de los responsables del operativo. Además pidieron al mandatario la separación del titular de Juventud del Ministerio de Desarrollo Humano, Matías Rivera, por las declaraciones vertidas en redes sociales que, aseguraron, estigmatizaron a los estudiantes.

Del mismo modo condenaron el aprovechamiento político de cualquier agrupación, organización o partido sobre el tema y destacaron que la “universidad pública y su autonomía no tienen bandería política”, y solicitaron las capacitaciones de las fuerzas policiales en derechos humanos, aspectos jurisdiccionales y la Ley de Educación Superior.

En cuanto a los hechos ocurridos durante el “bautismo” a los estudiantes ingresantes, explicaron que la actividad estuvo dirigida a los alumnos de los primeros años y fue organizada en la sede del Centro de Estudiantes con la autorización de la Facultad de Ciencias Agrarias.

“Fue una más de las tantas actividades que se realizan desde la creación de la casa de estudios”, y es además un “hecho tradicional” en todas las unidades académicas, sostuviero

Además agregaron que al momento de presentarse la Policía aquella noche, el presidente del centro de estudiantes respondió de manera “educada y pacífica”, pero los efectivos respondieron con actitudes “violentas y prepotentes en un claro acto de abuso de autoridad”.

Luego de describir los hechos, los jóvenes repudiaron el accionar policial y lo calificaron como “violento, exagerado y desmedido tanto en proporciones como en actitudes”.

“Creemos que esto representa un peligroso y grave antecedente que busca acallar las voces juveniles y nuestro derecho a reunirnos y expresarnos. Condenamos el maltrato físico, psicológico y discriminatorio a nuestros compañeros, constatado y denunciado formalmente”, expresaron.

Por su parte, Bossio repudió la violación de la autonomía universitaria y señaló que “no se puede permitir que ocurran estos hechos”. Remarcó que quienes tienen que promover el Estado de Derecho en la provincia son los gobernantes, y por eso solicitaron apartar de sus cargos a los funcionarios de Seguridad.

“La sociedad debe entender que cuando se vulnera el Estado de Derecho corren peligro todos, no sólo los estudiantes o las universidades”, expresó la secretaria de la FUA.

Además, Figueroa convocó para hoy martes a las 17, a participar de la sesión extraordinaria en el Consejo Superior, a realizarse en la Facultad de Ciencias Agrarias de la Unju para tratar el episodio de referencia.

Dudan de las quejas de vecinos
Con respecto a las supuestas quejas de los vecinos de la facultad en las que se basó la Policía para hacer el operativo, los estudiantes indicaron que el agasajo se llevó a cabo en el buffet, que está a 40 metros del ingreso a la unidad académica, y que estuvieron las puertas cerradas en todo momento, por lo que dudan del alerta vecinal.
“Los chicos estaban aterrorizados, lloraban, corrían, se escondieron dentro de los autos”, concluyó una de las estudiantes presente en el procedimiento y agregó que el operativo culminó cerca de las 3.30 de la madrugada, cuando llegó el decano de la facultad, Mario Bonillo.
Describieron que el operativo policial fue ilegal porque no respetó el artículo 31º de la Ley 24.521 que determina que la fuerza pública no puede ingresar a las universidades nacionales sino media orden escrita o previa y fundada de juez competente o solicitud expresa de la autoridad universitaria legítima.