La hija de una cacique desapareció junto a dos bebés

La joven aborigen falta a su hogar desde el 23 de agosto pasado. Su madre es la fundadora de la comunidad Kuña Kavi.

Una joven de la etnia wichi desapareció de un asentamiento de pueblos originarios ubicado en la localidad de Profesor Salvador Mazza y no da señales de vida desde hace más de una semana.

Natalí Maribel Morales, la joven mamá de 19 años, no aparece y lo más llamativo es que cuando dejó de pernoctar en la misión o asentamiento Kuña Kavi, su domicilio de Salvador Mazza, también desaparecieron de ese lugar sus dos bebés.

Sus dos hijitos de 1 y 3 años desde el 23 de agosto están siendo buscados por todos los integrantes de esa comunidad y al no hallarla entre su pueblo (wichi) solicitaron ayuda a la policía local.

Según la policía, la joven mamá wichi habría desaparecido de manera misteriosa sin dejar nota alguna sobre su decisión junto a sus dos pequeños hijos: Ian Moisés, de 3 años y Mía Natali de 1.

Aunque todavía no se sabe en qué circunstancias y el por qué de las desapariciones, sobre todo en comunidades muy cerradas como los wichis, la policía tiene como hipótesis de trabajo desacuerdos familiares.

Una fuente de la frontera aseguró anoche a El Tribuno que la joven desaparecida es hija de una combativa cacique de la etnia wichi mataco, muy conocida entre la gente del pueblo de frontera.

Para graficar tal aseveración la fuente dijo que hace dos años o tres la comunidad wichi que responde a la cacique Lucía Ibáñez tomó los terrenos ubicados al ingreso de Salvador Mazza y fundó de la noche a la mañana la misión Kuña Kavi.

Varios días la cacique y sus seguidores soportaron el asedio oficial sobre los terrenos supuestamente usurpados hasta que, finalmente, la policía logró desalojarlos del costado de la ruta nacional 34 mediante el uso o la presencia de la fuerza pública.

Sin embargo, la cacique y madre de la joven desaparecida y abuela de los hijos de ésta no renunció a los terrenos y regresó al asentamiento hace ya algún tiempo y con su grupo se quedó allí, donde construyeron la misión Kuña Kavi.

Pichanal

Consultada una fuente de seguridad del norte salteño, dijo que probablemente hubo contacto entre madre e hija y señaló que la cacique es muy exigente y podría haber habido una ruptura de la relación de ambas.

Sin embargo, la denuncia radicada en la comisaría 40 asegura que tanto la joven madre como sus dos bebés se encuentran en calidad de desaparecidos y solicitan a la fuerza pública y a la Justicia la ubicación de sus paraderos.

Otra fuente señaló que se cree que la joven wichi y sus hijos fueron trasladados por una persona hacia la localidad de Pichanal, aunque los fines de ese traslado se desconocen.

Por el momento y hasta las últimas horas de ayer el paradero de las tres personas era incierto y las versiones sobre su suerte son varias, todas ellas encontradas.

La policía informó que la joven responde a las siguientes características fisonómicas: 1,57 metros de estatura, contextura física delgada, tez trigueña, ojos color negro y cabello largo negro.

La última vez que fue vista dentro de la comunidad Kuña Kavi vestía pantalón largo color blanco, remera roja, chaleco negro y calzaba sandalias negras taco alto.

Cualquier información sobre el paradero de la joven y sus dos bebés se debe brindar al sistema 911.


 

 

Deja un comentario