La leyenda de R&B R. Kelly, de nuevo en el ojo del huracán

El músico ha sido acusado de retener y abusar de seis jóvenes de entre 17 y 21 años en una especie de culto sexual. El cantante lo niega.

La estrella R. Kelly, al que precede una larga lista de acusaciones de pornografía infantil, ha sido acusado de tener supuestamente retenidas a media docena de chicas, de entre 17 y 21 años, a las que somete a una especie de “culto sexual” en sus residencias de Chicago y Atlanta, según asegura el portal BuzzFeed. La web, que cuenta con los testimonios de los padres de algunas víctimas y con mujeres que denuncian abusos por parte del cantante en el pasado, sostiene que las somete a una virtual esclavitud y que ejerce un férreo control sobre todos los aspectos de sus vidas. R. Kelly, de 50 años, ha negado las acusaciones y dice estar “alarmado y afectado” por ellas.

Los padres de tres de estas mujeres son los que han destapado el supuesto abuso y describen a R. Kelly como una persona “extremadamente controladora”. Han contado al portal que saben dónde están sus hijas, pero que el rapero de Chicago les impide mantener contacto con ellas más allá del telefónico. No se trata de sus móviles, ya que se los ha confiscado, sino de teléfonos a los que solo tiene acceso la estrella, que llega a controlar también su dieta, la ropa que se ponen, cómo deben comportarse o la hora a la que se dan un baño o se acuestan. Incluso tienen que pedirle permiso para ir al baño o salir de las habitaciones que tienen asignadas, siempre según BuzzFeed. 

Los denunciantes aseguran que la leyenda del R&B, que ha vendido 60 millones de álbumes en sus 25 años de carrera, prometió a sus hijas ayudarlas en su carrera musical, aunque al final todo fue una mentira para controlarlas y aislarlas de sus entornos. Una madre de una supuesta víctima explica que confió a su hija a Kelly hace dos años, pero que cuando la vio otra vez, en diciembre de 2016, estaba muy cambiada: “Es como si le hubiera lavado el cerebro. Parecía una prisionera, es horrible. Ella no hacía más que decir que estaba enamorada de él y que era el único que se preocupaba por ella”.

Cheryl Mack, descrita como la exasistente personal de Kelly, dice que este insiste en que sus mujeres vistan ropa deportiva para no resultar atractivas y en que miren a la pared cuando otros hombres las vean. “Kelly es un maestro de la manipulación psicológica”, dice. De acuerdo con el reportaje, el músico obliga a las mujeres a grabar vídeos sexuales en los que le llaman “papito” y que muestra a sus amigos.

Tres mujeres que vivieron en el pasado con el artista relatan al medio que fueron manipuladas física y sexualmente. Una de ellas, Kitti Jones, cuenta que el cantante una vez la arrinconó contra un árbol y le pegó ante un Subway porque opinaba que había sido demasiado amable con del dependiente.  Si no cumplen sus órdenes, Kelly las “castiga física y verbalmente”, sostiene.

Los padres de una presunta víctima han celebrado una rueda de prensa ante la casa del cantante en Atlanta, donde han explicado que su hija de 21 años había cortado toda comunicación con ellos. “Mi hija tiene el cerebro completamente lavado”, ha dicho la madre, Jonjelyn Savage. “Solo queremos que la suelte y la deje seguir con su vida”, ha añadido.

Sin embargo, la hija, Jocelyn Savage, ha negado estar secuestrada en un vídeo que publica el portal de cotilleos TMZ. “Solo quiero decir que estoy feliz con mi vida y que no me están lavando el cerebro ni nada por el estilo”, ha declarado, aunque ha declinado responder preguntas más detalladas sobre sus condiciones de vida. Agentes de policía de Chicago y Atlanta han acudido a las residencias del músico para llevar a cabo inspecciones, pero no han encontrado pruebas para seguir adelante con la denuncia. Según los policías, las chicas son mayores de edad —en el Estado de Illinois, de donde procede una de las chicas, la mayoría de edad es de 17 años— y las relaciones son consentidas.

En un comunicado, la abogada del autor de éxitos como I believe I can Fly, Linda Mensch, ha desmentido “inequívocamente”  las acusaciones, que califica de “cuentos desmentidos hace muchos años”: “Él trabaja duro para ser la mejor persona y el mejor artista que puede ser. Como todos nosotros, el señor Kelly se merece una vida privada. Por favor, respeten eso”. En la nota, la abogada anuncia que su cliente “trabajará con diligencia y fuerza para perseguir a los acusadores y limpiar su nombre”.

No es la primera vez que Kelly, que este verano está de gira por EE UU, se ve envuelto en un escándalo sexual. En el 1995 contrajo matrimonio con la cantante Aaliyah cuando esta tenía solo 15 años y en 2008 se enfrentó a varios cargos de pornografía infantil tras grabar un vídeo sexual con una niña de 14. Fue absuelto.


 

Deja un comentario