muerte del rugbi

La muerte del rugbier en Mendoza

El único testigo del crimen de Genaro Fortunato es un trapito que trabaja en las inmediaciones del boliche La Mona donde fue atropellado el joven deportista.
El cuida coches manifestó que “la mujer dio una vuelta en U con su Fiat Idea color gris y retomó en dirección hacia su novio y ella lo pasó por arriba directamente, como si nada”, relató.
La novia del rugbista se encuentra actualmente detenida en el penal de San Rafael acusada de “homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía”.