“La revisión tarifaria posibilitó la inversión en provincias como Salta”

José Montaldo, Gerente de Asuntos Públicos y Comunicaciones de la transportadora de Gas del Norte.

TGN es la empresa que en el año 1992 se hizo cargo de la operación de una de las instalaciones más extensas del territorio nacional, el Gasoducto del Norte, que parte desde la localidad de Campo Durán y transporta el gas de los pozos del norte hacia el sistema interconectado ubicado en el centro del país y que con los otros gasoductos -del sur y del oeste- abastecen a todo el territorio nacional.

El gasoducto de alta presión requería de inversiones millonarias para ser seguro -un accidente en una instalación de este tipo puede ser catastrófico- y contar con la capacidad suficiente para trasladar este hidrocarburo imprescindible y que conforma más del 50 por ciento de la matriz energética de nuestro país.
Esto equivale a decir que el 50 por ciento de la energía que se produce se basa en el gas, seguida por la del petróleo con un 35 por ciento.

Cuando la nueva administración de Gobierno decidió desregular las tarifas de gas, la medida tuvo consecuencias directas en el bolsillo de los usuarios pero otra más positiva repercutió en provincias como Salta, donde TGN retomó su plan de inversiones.

¿En qué consiste el plan de obras que se ejecutan en el Gasoducto Norte y de las instalaciones que lo conforman?

TGN se encuentra desarrollando un exigente programa de obras incluidas en el Plan de Inversiones Obligatorias que quedó establecido como consecuencia de la Revisión Tarifaria Integral que se llevó a cabo durante 2016 y se aplicó a partir de abril de 2017.
Este programa supera para el quinquenio 2017-2021 los 5.900 millones de pesos a valores de diciembre de 2016, de los cuales 760 millones de pesos están definidos para ejecutarse durante este primer año.
Desde abril hasta diciembre de este año, TGN avanzó con la ejecución de estas obras a un ritmo que supera lo comprometido para ese período, en un 33%. Hoy tenemos abiertos unos 80 frentes de obra, de los cuales la mayor parte están en el Gasoducto Norte.

¿Qué clase de tareas se están ejecutando?

Entre las inversiones obligatorias, se encuentran obras de reparación y cambio de revestimiento de gasoductos, que resultan fundamentales para mantener la aislación de las cañerías del medio donde se encuentran enterradas y permitir la protección contra las diferentes amenazas de corrosión.
También la adecuación del cruce de la RN 34 y el cambio de cañería por una cuestión normativa denominada clase de trazado, ambas obras en Tartagal. Además, la construcción de nuevos cruces de ríos, utilizando los más modernos sistemas constructivos que brindan la máxima seguridad y la menor afectación al ambiente, a través de la perforación horizontal dirigida.

¿Y en otras instalaciones?

En las Plantas Compresoras estamos trabajando, por un lado la normalización y adecuación tecnológica, teniendo en cuenta la obsolescencia de los tableros de control, la actualización de elementos en los motocompresores y turbocompresores, así como la actualización de los sistemas de detección de fuego, humo y mezcla explosiva, la reparación del sistema de enfriamiento de los motocompresores, etc. Por el otro, en realizar los mantenimientos mayores de los equipos principales de las plantas compresoras, que en algunos casos deben ser realizados en el exterior, y en la compra de los repuestos necesarios. Estamos realizando periódicamente relevamientos de las trazas de los gasoductos donde se identifica el desarrollo poblacional y vial en cercanía al sistema y se evalúan las acciones necesarias en función de la normativa vigente y los criterios de seguridad.

¿Cuál es el objetivo de este plan de obras?

El plan de inversiones presentado por TGN y aprobado por el ENARGAS, para el quinquenio 2017-2022, busca garantizar la seguridad y la confiabilidad del servicio, de las instalaciones, de las personas y la protección del medio ambiente.
Las inversiones son de carácter obligatorio, y su ejecución es controlada mensualmente por el ENARGAS.

¿Qué relación tiene ese plan de inversiones con la desregularización de las tarifas decididas por la actual administración de Gobierno?

En el año 2016 empezó un proceso de Revisión Tarifaria Integral conforme a las normas que lo establecen y esto constituye un hito trascendente para nuestra industria.
Como mencioné anteriormente, esta actualización tarifaria compromete a TGN a un exigente plan de inversiones en obras sobre su sistema, que para los próximos 5 años significan más de 100 millones de dólares anuales, principalmente asignados a obras de mantenimiento, seguridad e integridad del sistema. Uno de los frentes de obras que consiste en la reparación de un tramo del Gasoducto del Norte.

¿Cómo sigue este plan de obras y estimativamente por qué período a partir de 2018?

El plan de obras es quinquenal, por lo que no sólo continuaremos trabajando e invirtiendo durante 2018 sino en los años siguientes.
Para eso, una gran cantidad de nuevas obras están planeadas para realizarse sobre el Gasoducto del Norte y en particular en la provincia de Salta, con lo que contribuiremos en gran medida a la generación de empleo en la provincia por lo menos en los próximos cinco años.

¿Este plan que se ejecuta ha generado oportunidades laborales para las pequeñas o medianas empresas de servicio?

Sin dudas, estas obras se traducen en desarrollo de proveedores nacionales de bienes y servicios, de pequeñas y medianas empresas, de talleres metalúrgicos y de compañías proveedoras de servicios de tecnología y también de comunicaciones.
A su vez motorizan las economías de los pueblos y localidades que atraviesan los gasoductos de TGN ya que se manifiestan en la contratación de mano de obra local, en los servicios de alojamiento y comidas, en la provisión de combustibles y en diversos consumos producto de la actividad de construcción.

¿Cómo se ha manejado la compañía en relación a los grupos de desocupados de los diferentes pueblos del norte?

En la provincia de Salta, se trabaja con instituciones del sector público, instituciones de la sociedad civil y otros actores del sector privado de manera tal de implementar modos de intervención para prevenir cualquier situación no deseada en lugares de alta conflictividad social.
Transportadora de Gas del Norte (TGN) lleva a cabo un proceso de debida diligencia que permite evaluar riesgos y diseñar modos de intervención, que contemplan mecanismos de prevención y mitigación de conflictos en las zonas donde se van a realizar los trabajos o donde se encuentran los gasoductos.

Desde su gestión de responsabilidad social TGN focalizó esfuerzos por incorporar temas sociales y ambientales a los procesos centrales de operación. Las estrategias de sostenibilidad implementadas toman en consideración a las partes involucradas, velan por el cumplimiento de la legislación vigente y respetan los códigos internacionales de comportamiento. El enfoque de la Licencia Social para Operar (LSO) proporciona un marco teórico adecuado para establecer diseños y criterios de priorización sobre las prácticas de responsabilidad social.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*