Las claves de una final que tiene en vilo a Central Norte

El cuervo buscará el ascenso el miércoles en su cancha tras perder 1-0 en Córdoba. La organización, el equipo, la seguridad y todo lo que el hincha necesita saber.

Otra vez está en el lugar que se propuso y en el que debía estar. No tenía otra opción. No era válida. A Central Norte le quedan los últimos noventa minutos para lograr el ascenso. Lo tiene que lograr de una vez por todas, por las cuatro que desperdició en los últimos dos años.
El miércoles, a las 17, el cuervo buscará su regreso al Federal A en el partido revancha de la final frente a Racing de Córdoba, con la ventaja mínima que tiene que revertir tras caer 1-0. Las claves de este duelo y todo lo que el hincha cuervo necesita saber, en el siguiente detalle:

La organización. El estadio Dr. Luis Güemes sigue siendo el escenario del desquite. Para los dirigentes no hay otra opción, según las reuniones previas con la Policía. Y ratificaron que los socios son los únicos que podrán decir presente. El estadio tiene capacidad para 4.000 personas y Central tiene 2.000 socios, pero creen que entre hoy y el miércoles se sumarán muchos más. Las entradas se venderán a partir de mañana y los precios tendrán un aumento por tratarse del último y tan importante partido.

La cancha. Es pro y contra a la vez. El estadio Dr. Luis Güemes representa una fortaleza para el equipo de Acosta, un reducto avalado por la matemática: el cuervo logró allí diez victorias en la temporada, un empate y cero derrotas. Pero su campo de juego, aunque parezca lo contrario, no es perfecto. En este contexto, ni Central ni Racing tienen ventaja. Por algo algunos jugadores cuervos prefería ir al llano del Martearena.

El equipo. Arribó ayer desde Córdoba tras una docena de horas en ruta. La fuerza colectiva de Central ha sido intermitente y pocas veces fue exigida. Tuvo grietas en partidos bravos como en Perico y en el Gigante del Norte pero mostró su mejor versión en los últimos juegos, para darle vuelta la semifinal a peye y el sábado, en Córdoba, pese a perder 1 a 0. Central se demostró a sí mismo que con una dosis correcta de concentración, termina bien parado, más allá de los esquemas.

Las individualidades. Central no es el Real Madrid, está claro. Tiene buenos jugadores, muy buenos y no tan buenos. Seguimos hablando de una formación de la cuarta categoría del fútbol argentino. Pero en ciertos hombres, puede confiar: el arquero Mariano Mariano es una de las razones por las que el equipo llegó a esta instancia. Aunque haya tenido responsabilidad en el gol en Nueva Italia, su presencia otorga otra tranquilidad que en la final perdida frente a Huracán Las Heras no la tenía. Matías Ceballos, otra razón de esperanza. El volante santafesino sabe lo que quiere en el campo. Su estilo es tal vez resistido, pero su pegada y su visión de juego es distinta a la del resto. Tomás Armella, el intocable, quien no solo pone su altura, sino el corazón en la cancha. Facundo Galarza jugó un torneo de pulgar arriba y el desparpajo que proponen los chicos del club, como Federico Rojas y Enzo Vargas, son razones para creer. Hay también una camada que abre interrogantes y no lo cierra: Miguel Puntano, el goleador en una fase de rivales débiles; Fabricio Reyes, idem a Puntano y con el agravante de no haber recuperado su mejor nivel tras su lesión; Emanuel Cáceres, quien en las difíciles no dio soluciones y por eso perdió el puesto. Y, por último, un grupo que tienen que demostrar en este último partido por qué fue parte de Central y que merecen ser nombrados en la historia: Franco Turus, Nico Guzmán, Lionel Formaggioni, Ariel Aranda, Claudio Ávalos, Matías Rudler, entre otros.

Los hinchas. Hay quienes creen que el hincha también juega. Puede ser, pero no define partidos. La gente es una parte esencial del fútbol y solo es positiva cuando el comportamiento es correcto y no ejerce presión contraria.

El rival. Racing es como Central, pero no es un cuco, igual que Central. En el partido de ida no fue la aplanadora que muchos esperaban y la corta ventaja que consiguió lo certifica, pero no tiene gente con experiencia, que en esta etapa suele ser fundamental. Un dato no menor es que el equipo que dirige Francisco Silva perdió siete partidos de visitante, empató uno y ganó tres. Llegan este martes a Salta.

La seguridad. El hincha que no es socio no podrá entrar a la cancha por lo que el operativo de seguridad deberá contener dentro y fuera del estadio, ante la posibilidad de que Central salga campeón. Es probable que en las afueras se monte una pantalla gigante para los que no puedan ingresar, pero que no querrán perderse la definición y la vuelta olímpica con la que todos sueñan.

 

Por Enrique Figueroa


 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*