Seccion_A_FB_16082017_PAG020_BLO02_Foto01 (1)

Las Farc entregan su último fusil y Colombia respira paz

La guerrilla más grande y antigua de América dejó de ser un movimiento armado, y el Gobierno le garantizó seguridad. Los desmovilizados pasarán a la vida política y presentarán su partido el 1° de septiembre.

Con sombrero y camisa arremangada, bajo el sol que calcina la tierra de La Guajira, el presidente Juan Manuel Santos cierra el candado del enorme contenedor y entrega la llave a los representantes de Naciones Unidas. Hace todo con tanta velocidad que los fotógrafos apenas tienen tiempo de tomar la fotografía que marca el punto final de la mayor guerrilla del continente.

D entro del contenedor descansan los últimos fusiles entregados por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc), uno de los protagonistas del conflicto que se extendió durante medio siglo en el país cafetero y que dejó más de 220 mil muertos. Ahora, sus desmovilizados aspiran a convertirse en un partido político.

“Hoy, efectivamente, es el último suspiro de ese conflicto. Con esta entrega de armas, con (la salida de) los últimos contenedores, el conflicto realmente termina y comienza una fase nueva en la vida de nuestra nación”, resaltó el presidente Santos.

En la zona transitoria de normalización de Pondores, en el caribeño departamento de La Guajira, el mandatario saludó al camión que transportó el último contenedor, a cargo de uno de los varios observadores de la ONU que han supervisado la cesión de 8.112 armas. El punto de entrega es una bodega situada en algún lugar del centro del país, donde serán inutilizadas.“Hoy les dijimos adiós a las armas de las Farc. Hoy, en efecto, desaparecieron oficialmente las Farc como grupo armado. Ya son ciudadanos colombianos sin armas”, subrayó el gobernante, que explicó que los excombatientes “seguirán haciendo su proselitismo político, pero sin violencia”.

Misma sigla, otro significado

Tras el acto simbólico de Santos, el número dos de las Farc, Luciano Marín Arango, alias “Iván Márquez”, explicó que, al convertirse en movimiento político, mantendrán sus siglas, aunque su significado será otro. “Dentro de poco estaremos realizando el congreso fundacional del nuevo partido político que seguramente se llamará Fuerza Alternativa Revolucionara de Colombia. No queremos romper los vínculos con nuestro pasado, hemos sido y seguiremos siendo una fuerza revolucionaria”, explicó.

También recordó a dos milicianos auxiliares de las Farc que no portan uniforme ni armas y fueron asesinados recientemente, tras haber sido identificados como miembros de la guerrilla. “No queremos que haya más destrucción de alternativas políticas opositoras”, expresó “Márquez”, al recordar el exterminio de la Unión Patriótica, el partido político fundado a mediados de los ’80 como una propuesta legal de varios grupos armados.

Ese nuevo partido será presentado el 1° de septiembre, como epílogo de un congreso constitutivo que empezará el 27 de agosto.

En tanto, las 26 zonas de desarme se convertirán en Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación. Allí, distintas entidades del Estado pondrán en marcha programas de capacitación y cooperativismo.

En respuesta a los temores de los desmovilizados, la Policía y Fuerzas Militares presentaron una serie de planes con los que aseguran que garantizarán la seguridad de los miembros de las Farc ya desarmados.

Una larga historia

Las Farc surgieron en 1964 con la transformación de unas autodefensas campesinas creadas a mediados del siglo pasado.

Sus fundadores tenían escasa formación militar. Uno de ellos, Pedro Antonio Marín, adoptó el alias de “Manuel Marulanda Vélez”, en homenaje a un dirigente comunista asesinado, pero sus compañeros lo llamaron “Tirofijo”. Así surgió una figura icónica de la guerrilla colombiana que se mantuvo vigente hasta 2008, cuando murió víctima de un cáncer, siendo máximo jefe de las Farc.

En los ’80 y en los ’90 fracasaron los intentos de negociación entre el Gobierno y los guerrilleros, que cada vez se hacían más fuertes.

Su época de mayor actividad fue durante la gestión del presidente Ernesto Samper (1994-1998), cuando el grupo llegó a tener unos 20 mil miembros y cometía osados ataques de varios días de duración contra poblaciones.

La mayor ofensiva estatal contra la guerrilla se produjo con el gobierno de Álvaro Uribe (2002-2010). Pero fue en 2011, durante la actual administración de Santos, cuando las fuerzas militares golpearon la cabeza de las Farc: dieron muerte a Guillermo Sáenz, alias “Alfonso Cano”, quien en 2008 había sucedido a “Tirofijo”.

La caída de “Cano” ocurrió mientras el Gobierno y la guerrilla mantenían contactos secretos. Esos acercamientos desembocaron, a fines de 2012, en la negociación de paz en Cuba, que terminó hace nueve meses con la divulgación del pacto final. Ahora, con la entrega del último fusil, Colombia da vuelta la página.

El inventario bélico final de la guerrilla. Jean Arnault, jefe de la misión de la ONU en Colombia, dio las cifras del inventario bélico de las Farc: además de las 8.112 armas se recogieron 1,3 millones de cartuchos, 22 toneladas de explosivos, más de tres mil granadas y mil minas antipersona. Parte de ese arsenal ya fue destruido, mientras que otras piezas serán fundidas y convertidas en tres monumentos para conmemorar el fin del conflicto armado más largo de América.