Seccion_A_FB_13082017_PAG028_BLO01_Foto01

Latinoamérica, contra la “opción militar” de Trump para Venezuela

La idea de una intervención armada de Estados Unidos tuvo el rechazo de la región. El Mercosur y países muy críticos con Maduro dijeron que la acción armada no es una salida.

La afirmación vertida el viernes por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acerca de que su país contempla, entre otras variables, “una opción militar” para la crisis de Venezuela abroqueló en el rechazo a la casi totalidad de los países de Latinoamérica, incluso a los que se han mostrado más críticos con el gobierno de Nicolás Maduro.

La réplica y los repudios a la posibilidad planteada por el actual jefe de la Casa Blanca provinieron de tradicionales aliados del actual Ejecutivo de Caracas, pero también de países y de bloques latinoamericanos que comparten con Washington la idea de poner fin a lo que califican como la “dictadura” venezolana.

Trump afirmó anteayer que el país caribeño se halla sumido en un “lío muy peligroso”, y tras sostener que contemplaba “todas las opciones”, alegó que Estados Unidos tiene tropas en todas partes del mundo, y que “Venezuela no está muy lejos y su gente está sufriendo y muriendo”.

Las respuestas de sus vecinos del continente no tardaron en llegar. Ayer, los países del Mercosur, que acaban de suspender como socio a Venezuela, y el Gobierno de Perú, reciente convocante y anfitrión de una reunión regional en la que 12 cancilleres firmaron un documento que sostenía que en Caracas ya no hay una democracia, se pronunciaron contra la “opción militar” anunciada por Trump. “Perú y algunos países de la región condenan la amenaza o el uso de la fuerza no aprobado por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, sostuvo el canciller peruano Ricardo Luna a la agencia de noticias Reuters.Los países del Mercosur consideraron en un comunicado del bloque difundido ayer por la Cancillería argentina: “Los únicos instrumentos aceptables para la promoción de la democracia son el diálogo y la diplomacia. El repu­dio a la violencia y a cualquier op­ción que implique el uso de la fuerza es insoslayable”.

El comunicado agregó que el bloque sudamericano seguirá “insistiendo individual y colectivamente para que Venezuela cumpla con los compromisos que asumió, de manera libre y soberana, con la democracia como única forma de gobierno aceptable en la región”.

México, Colombia y Chile también rechazaron de manera expresa la amenaza estadounidense, cuyo rechazo salpica la gira que inicia hoy el vicepresidente de Trump, Mike Pence, en la región.

Pence, quien el martes se reunirá con el presidente argentino, Mau­ricio Macri, iniciará hoy en Co­lombia sus contactos para remar­car “el compromiso de 
Washington con Latinoamérica” y reforzar el esfuerzo multilateral para aislar a Venezuela.

El gobierno de Juan Manuel Santos, quien ha sido crítico con su par venezolano tras la agudización de la crisis que ya dejó más de 120 muertos, criticó también la opción militar para su vecino, sin mencionar directamente lo dicho por Trump y a horas de la llegada del vice del magnate.

Estas voces de repudio se sumaron a las de los tradicionales alia­dos de Venezuela, entre ellos Bolivia y Nicaragua, que se solida­rizaron con el gobierno de Maduro al asegurar: “Nuevamente, la voz de los imperios se manifiesta contra nuestra América latina caribeña”. “Nuestra América, hecha de vigor y de gloria, hecha para la dignidad, se alza en reclamo urgente de respeto y, sobre todo, en exigencia de reconocer el derecho de nuestros pueblos a la paz, a la seguridad y a modelos propios para el desarrollo político, económico y social”, dijo el gobierno de Daniel Ortega.

En Caracas, en tanto, fue el ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino López, uno de los primeros en reaccionar a la po­sibilidad planteada por Trump. Padrino tildó como una “locura” la advertencia hecha por el mandatario republicano. “Yo digo que esto es un acto de locura, de supremo extremismo. Hay una elite extremista del gobierno de Estados Unidos, con la que realmente no sé que está pasando, qué va a pasar en el mundo, si es que se va a acabar con la humanidad, con el planeta Tierra, todos sus recursos”, declaró el ministro al canal estatal VTV.

Las reacciones del continente ante los dichos de Trump eclipsaron otros hechos ocurridos ayer en la capital venezolana, donde la oposición volvió a marchar en las calles, esta vez sin reunir multitu­des, en repudio a fallos del Tribunal Supremo de Justicia que condenaron a dos alcaldes por negarse a impedir protestas y cortes de calles en sus municipios.

Postura de oposición. Las declaraciones de Trump sobre una posible acción mi­litar en Venezuela tuvieron ayer como respues­ta un so­noro silencio de la opo­sición nucleada en la Mesa de la Unidad Democrática. Muchos en la MUD temen que los dichos de Trump refuercen las acusaciones de Maduro de que es blanco de un intento golpista respal­dado por Estados Unidos y generen distracción a los devastadores problemas que sufre el país.