Lo liberan tras pasar 29 años en la cárcel por una violación que no cometió

El hombre fue acusado injustamente debido a su gran parecido físico con el predador sexual que había atacado a una mujer. Lo perdonó el gobernador por falta de pruebas.

Un hombre de Virginia, en los Estados Unidos, fue liberado este viernes después de pasar 29 años en la cárcel por un intento de violación que no había cometido. Recibió la absolución universal de parte del gobernador por falta de pruebas de su culpabilidad.

Michael McAlister
, de 58 años, estuvo casi tres décadas tras las rejas acusado de haber intentado violar a una mujer en Richmond, Virginia, en febrero de 1986. Pero el caso llegó a la oficina del gobernador Terry McAuliffe y el miércoles pasado le concedieron su libertad.

“Estoy sobrecogido con todo esto”, expresó McAlister a la salida de la cárcel de Dillwyn, en Virginia, donde pasó 29 años tras ser condenado únicamente por su notable parecido físico con Norman Bruce Derr, el verdadero violador que atacó a la mujer en 1986.

La víctima había elegido la foto de McAlister de un grupo de sospechosos que le proporcionó la Policía en ese entonces y el hombre fue condenado sin siquiera practicarse un examen de ADN. Mientras tanto, Derr no apareció en ese grupo de imágenes aunque se parecía al acusado, vivía cerca de él y ya era sospechoso de ser un predador sexual.

Finalmente Derr fue arrestado dos años más tarde por la violación de una mujer en Virginia y por otros ataques similares, y habría confesado que fue el autor del crimen por el que McAlister fue condenado. El hombre está cumpliendo tres cadenas perpetuas.

“Mi equipo y yo analizamos cuidadosamente la documentación del caso y concluimos que es apropiado perdonar a McAlister en vista de la evidencia, que incluye una confesión de otro individuo donde se señala la inocencia de McAlister en referencia al crimen del cual se lo acusa”, expresó el gobernador McAuliffe.

McAlister recuperó su libertad y salió de la cárcel esta semana acompañado por su madre, Rebecca, y por su hermana, Denise Haas.

Deja un comentario