Lomas de Medeiros: instalaron una garita de control policial

El puesto de seguridad se encuentra a unos 50 metros de la ruta que une la capital con San Lorenzo. La adjudicación de las viviendas de esta urbanización estatal genera polémica desde 2013.

Con el escandaloso historial de irregularidades que pesa sobre el barrio estatal Lomas de Medeiros, ubicado hacia el oeste de la ciudad, sorprendió esta semana una flamante garita de la Policía de la Provincia instalada prácticamente adentro del predio con la leyenda “Control Policial”.
No tardaron en llegar las fotografías al 03874749361 de El Tribuno WhatsApp con algunas frases de enfurecidos usuarios que rezaban: “Lo único que le faltaba a Lomas de Medeiros: seguridad privada pagada por todos”. “Impunidad total”. “Que siga la fiesta de los ricachones”, y otros comentarios más.
Vale recordar que El Tribuno destapó la adjudicación viciada que hizo la Provincia de las casas de ese pintoresco barrio que se erigió en unas exclusivas lomadas de la zona oeste, que supieron pertenecer, desde finales del siglo XVI, al doctor José de Medeiros, natural de Colonia del Sacramento y oidor de la Real Audiencia de Buenos Aires y de Salta, gobernador interino de la Intendencia de Salta del Tucumán entre 1808 y 1810 y de la jujeña Gerónima de Iriarte y de la Cámara, ambos padres de la heroína de la independencia, Gertrudis Medeiros.

De ese original barrio con pequeñas casas tipificadas que construyó y repartió a dedo el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), ya nada queda. Lo informó en detalle El Tribuno en una nota publicada en octubre de 2013, cuando se pudo observar el meteórico crecimiento de las viviendas que se transformaron en costosas mansiones. De ahí que llamara la atención, ahora, la instalación de una garita de la Policía justo en el portal del polémico barrio, que se aprecia desde la avenida Juan Domingo Perón, sentido de capital a San Lorenzo.
El puesto policial está a unos 50 metros de la ruta y a 20 metros de la calle perimetral del barrio, viéndose de inmediato la primera casa y a la garita, prácticamente, metida en el predio.
El Tribuno llegó hasta el lugar y le preguntó al único uniformado que estaba en la garita sobre la finalidad de esta presencia policial en la zona. La respuesta, escueta, fue “desconozco”. El hombre no quiso explicar su función dentro del puesto de control que se instaló en Lomas de Medeiros y arriesgó al decir: “Creo que va a ser para control vehicular”.
Más tarde, consultado por este diario el ministro de Seguridad del Gobierno de la Provincia, Alejandro Cornejo D’Andrea, echó por tierra las versiones del tímido policía, asegurando que con este puesto de control se pretende dar respuesta a los pedidos de seguridad de las personas que transitan la ciclovía de la ruta a San Lorenzo, quienes muchas veces son presa fácil de punguistas y malvivientes cuando salen a andar en bicicleta, a correr o a caminar.
El funcionario explicó que en distintos puntos ya se instalaron 10 casillas tipo rurales, de las cuales se puede ver una frente a los monoambientes de El Huaico; otra a la altura de El Gallinato, camino a La Caldera; otra en la ruta 33; otra en la ruta 51 y otra en la ruta 58. “No es una dependencia policial para hacer denuncias, se trata de una presencia policial permanente en lugares clave”.
Y si de lugares clave se trata, Lomas de Medeiros es uno que está en la mira de los miles de salteños que, a la espera de un techo propio, se indignaron al ver la discrecionalidad en las adjudicaciones de estas viviendas supuestamente sociales y, más aún, al observar el exponencial crecimiento de esas construcciones en tiempo récord.
Sin dudas, la transformación de las viviendas devela el nivel adquisitivo de los que están habitando en el polémico barrio estatal, quienes podrían pagar para tener personal de seguridad privada si quisieran, y eso se contrapone con las necesidades imperantes de seguridad expresadas por los hechos vandálicos que ocurren en las barriadas periféricas.
Otro caso tragicómico que demostró que ni la mirada ni el presupuesto se ponen donde se precisa, es el de la bicicleta color rosa chillón donada por una vecina al destacamento de Los Pinos, sobre ruta 21, para que los policías pudieran hacer su ronda diaria.
Poco queda del diseño original de las casas de Lomas de Medeiros, pero al menos ahora tienen de su lado la garita de Control Policial provincial.

Las cifras de la urbanización

76 casas son las que adjudicó en 2013 el Gobierno de la Provincia en el barrio Lomas de Medeiros. Las viviendas se construyeron con fondos estatales pero se entregaron a personas de un poder adquisitivo elevado.

15 mil pesos es el ingreso mínimo que había que tener para ser beneficiario de una casa en el cuestionado barrio levantado con fondos oficiales. En el listado de adjudicatarios había varias personas cercanas al Gobierno de la Provincia.

Deja un comentario