justicia

Los jueces traban el decreto que los obliga a pagar el impuesto a las ganancias

El Ministerio de Justicia preveía que se publicara la semana pasada, pero las asociaciones que reúnen a los magistrados buscan demorarlo para excluir a buena parte de los funcionarios judiciales.

“El decreto está dormido y ojalá que siga así”. Un importante magistrado definió de esta forma hoy el estado de situación de la norma que obliga a los nuevos jueces a pagar el impuesto a las ganancias desde este año.

Pese a que la intención del Ministerio de Justicia era que esa norma, que reglamenta la ley votada el año pasado por el Congreso, se publicara en el Boletín Oficial, la presión de los magistrados logró por ahora que el decreto quedara en stand by.

Una calificada fuente de la cartera que conduce Germán Garavano admitió que hay bastante lobby de las diferentes asociaciones que reúnen a los magistrados para frenar la puesta en marcha de esta modificación legislativa.

En tanto, el proyecto de decreto va y viene entre Presidencia y la AFIP, precisaron. Desde una de las asociaciones de jueces se mostraron confiados en que la aplicación no será rápida y aclararon que sigue el diálogo con diferentes áreas de Gobierno para tratar de que “la norma salga con la menor cantidad de arbitrariedades posibles”.

Las asociaciones no quieren que paguen ganancias los secretarios que podrían ascender a jueces. Además, quieren que haya una compensación salarial por el descuento de este impuesto, algo que no está contemplado en el decreto que preparó Justicia.

El reclamo de la Asociación de Magistrados
La Asociación de Magistrados argumenta que los secretarios preparados para ascender constituyen el 80% de los candidatos para ser jueces y que pasarán a ganar menos como jueces que como secretarios.

En este sentido, el camarista Luis Cabral, representante de los jueces en el Consejo de la Magistratura, dijo que no sería coherente que pagaran ganancias los secretarios judiciales que son ascendidos a jueces. “Hay que tener cierta razonabilidad ante el caso de una promoción en el orden interno del Poder Judicial. De lo contrario, se trataría de un ascenso que tendría como efecto pasar a ganar menos”, expresó.En principio, el proyecto de decreto establece que no pagarán el impuesto jueces que ya ejercían el cargo en otro fuero o en otra jurisdicción -como en el poder judicial de las provincias o de la Ciudad- y son ascendidos desde este año, según las fuentes de Justicia.

Sí pagarán los funcionarios judiciales que actuaban como jueces en forma interina.

Hasta ahora, según el registro de la Asociación, los jueces no están pagando ganancias -ya que ninguno juró después del 1ro de enero- pero el Consejo de la Magistratura sí les retiene a los funcionarios judiciales que superan el piso del mínimo no imponible.

La Corte Suprema dio su aval a que los jueces paguen ganancias desde este año, a diferencia de lo que había ocurrido en el pasado.

En un informe publicado por el Centro de Información Judicial, se indicó que “queda claro que todos los empleados, funcionarios, fiscales, defensores, magistrados que están en funciones no pagarán el impuesto; en cambio, quienes ingresen a partir de 2017, estarán obligados a pagarlo”.

En el Ministerio de Hacienda creen que todos los jueces deberían pagar. “La ley de ganancias es clara y no tendría por qué existir diferencia entre los que juraron antes y los que juran desde este año, pero bueno, al menos es un avance”, comentó un funcionario.

El presupuesto de este año contempla que, al no pagar ganancias los jueces, el Estado dejaría de percibir 5605 millones de pesos que figuran como “gastos tributarios”, frente a 4585 millones de pesos del presupuesto 2016.

En este sentido, el investigador de Cippec y ex ministro de Hacienda de Santa Fe, Walter Agosto, dijo que “si bien la ley podría considerarse como un avance en relación a la situación existente, no deja de ser un parche; ahora convivirán magistrados y empleados “pagadores” y “no pagadores” del impuesto a las ganancias”.