Los proyectos sobre violencia en el fútbol siguen sin avances en el Congreso

La Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados debatió el tema en algunas oportunidades pero no hubo dictamen, aunque los legisladores se habían comprometido a trabajar en un proyecto integral.

Los incidentes que hubo que lamentar en el Superclásico de este jueves dejaron al desnudo una realidad que involucra al Congreso: los proyectos de ley para combatir la violencia en el fútbol siguen sin avances pese al reiterado compromiso de los legisladores de trabajar en el tema.

Si bien desde la oposición aseguran que se trata de un problema de voluntad política sobre los barrabravas, todos los bloques reconocen que hay un vacío legal, pero no logran arribar a un consenso.

La Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados, presidida por Patricia Bullrich (Unión Pro), fue la que dio este año el puntapié inicial, poniendo en discusión los proyectos presentados por todo el arco político para combatir la violencia en el fútbol.

En su última reunión con ese temario, el cuerpo acordó trabajar sobre los proyectos relativos a penalidades y sanciones administrativas, mientras otra comisión comandada por el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, termina de pulir un proyecto “integral”.

Se trata de un borrador del cual no se conocen muchos detalles, pero que contaría con el aval de los presidentes de River Plate, Jorge D’Onofrio, y de Boca Juniors, Daniel Angelici.

Más allá de esta iniciativa, los proyectos de ley que apuntan a la violencia en el fútbol pertenecen a todos los bloques políticos y abordan la problemática desde diferentes aristas.

Uno de los que es tomado como base es el presentado por el exdiputado Martín Insaurralde con la venia del gobernador bonaerense Daniel Scioli, para castigar con prisión de dos a ocho años a los barrabravas y de dos a seis años a los responsables de la reventa de entradas.

Otros proyectos proponen crear una comisión bicameral en el ámbito del Congreso para trabajar el tema, como los de Hugo Maldonado (UCR) y Cornelia Schmidt Liermann (Unión Pro). “Nos compete a todos como sociedad resolver este grave problema, pero demanda principalmente de los poderes públicos una firme voluntad política y un serio compromiso, capaz de remover la indiferencia y hasta la complicidad de algunos, que hacen posible la acción degradante y perversa de los actores directamente involucrados”, expresó el chaqueño Hugo Maldonado tras los episodios de la Bombonera.

La senadora radical Laura Montero fue la primera en renovar el reclamo por el tratamiento de los proyectos luego de la violencia desatada en La Bombonera, donde los jugadores de River fueron atacados con gas pimienta, en un hecho aún no esclarecido.

Montero recordó que tiene un proyecto presentado desde el año pasado que propone el tratamiento de “políticas, planes y acciones que optimicen y garanticen la seguridad, sumando también a las entidades deportivas para que incorporen protocolos de seguridad en sus estatutos”.

“Sería bueno poder tratar en el Congreso de la Nación este tema, considero que todos los partidos políticos y sus representantes coincidimos en cuanto a la erradicación de la violencia en el fútbol”, aseguró la mendocina.

En este sentido, impulsó la creación de un Consejo Federal de Seguridad y Convivencia, que funcionaría con presupuesto que hoy está destinado al Fútbol para Todos.

En este marco, el escándalo en el partido por los octavos de final de la Copa Libertadores podría ser un detonante para activar de nuevo el debate en el Congreso, aunque la reacción, una vez más, será tardía.

Deja un comentario