Lucrecia Martel, otra baja para el Colón durante 2017

La cineasta envió un mensaje desde Los Angeles al director artístico del teatro, en el que expuso sus razones.

“Con profundo pesar, debido a un imprevisto accidente de índole personal me resulta imposible continuar con Andrea Chénier. No sabés el dolor que me da decir esto. Es la carta más triste que he escrito en mucho tiempo. Tenía muchas ilusiones, pero no puedo comprometerme a continuar. Me despido, agradecida por ésta oportunidad e infinitamente triste por no poder seguir”.

De este modo, la cineasta y guionista Lucrecia Martel le comunicó al director artístico del Teatro Colón, Enrique Arturo Diemecke, su renuncia a la dirección de escena de la ópera en cuatro actos de Umberto Giordano que subirá a escena el 5 de diciembre.

En otro fragmento de la carta enviada desde Los Angeles, adonde viajó invitada por la Academia de Hollywood por su más reciente realización, Zama, Martel puso en evidencia su desazón por no poder llevar adelante el proyecto.

“He trabajado muchísimo en este proyecto. Conocer a los grandes artistas que trabajan dentro del teatro, estudiar los procesos narrativos de la ópera, y ver como potenciar todos los elementos en función de realizar este espectáculo es algo valioso para nuestra comunidad y me resulta un trabajo fascinante”, escribió en su texto, que el Colón hizo público en un comunicado en el que agradeció a la realizadora los trabajos preparatorios para la puesta.

Además, el Teatro confirmó las funciones de la última obra de la temporada para los días 5, 9, 12, 13 y 16 de diciembre, a las 20, y el 10 a las 17, con dirección musical de Christian Badea y Mario Perusso, la participación del tenor argentino José Cura y la puesta en escena a cargo de profesionales de la institución, conducidos por el régisseur Matías Cambiasso.

La baja de Martel se suma otras que padeció el primer coliseo argentino durante 2017. La primera fue el portazo de la soprano Angela Gheorghiu, quien en marzo renunció a la ópera Adriana Lecouvreur; poco después, se supo que la versión de La Traviatade Sofía Coppola -otra cineasta- sería reemplazada por la de Franco Zeffirelli. Por entonces, también se comunicó que la ópera Tres hermanas, con puesta en escena de Rubén Szuchmacher, pasaría para el año que viene.

Finalmente, a comienzos de octubre, la soprano Jessye Norman dio de baja el recital que tenía programado para mañana. “He estado lidiando con un dolor de espalda y necesito de fisioterapia adicional antes de sentirme mejor y lista para ir con todo el entusiasmo y alegría que hay en mi corazón”, se excusó la cantante.


 

Deja un comentario