Macri quiere más fiscales electorales

El Gobierno pedirá a la justicia electoral que los elegidos puedan actuar fuera de sus provincias.

La campaña comienza a tomar forma. El gobierno de Mauricio Macri pedirá a la justicia electoral que cualquier ciudadano pueda fiscalizar en cualquier provincia. Buscará, así, asegurarse la posibilidad de que los fiscales de Cambiemos puedan actuar en la provincia de Buenos Aires, el principal distrito del país.

Las elecciones legislativas del 22 de octubre serán clave para medir la fortaleza del Gobierno y para que el peronismo dirima sus liderazgos internos. Ese contexto suma tensiones e hizo tomar las máximas precauciones a la Casa Rosada.

En los pasillos de Balcarce 50 comenzó a respirarse preocupación. Especialmente luego de que el kirchnerismo y un sector radicalizado del PJ y del sindicalismo comenzaron a insinuar en diversos actos políticos y de protesta que el Presidente deberá terminar su mandato en forma anticipada porque discrepa con sus políticas.

Desde que asumió, Macri preveía un escenario tenso en 2017 y buscó imponer el sistema de Boleta Única Electrónica (BUE) para evitar el robo de boletas y las tradicionales trampas del aparato del PJ en el escrutinio provisorio.

“Una de las claves del triunfo de 2015 fueron nuestros fiscales para cuidar el voto. Reclutamos muchos y los porteños pudieron fiscalizar en Buenos Aires y en Jujuy, por ejemplo”, dijo un funcionario que participó de esa campaña, informa diario La Nación.

El operativo se repetirá este año por ese clima de crispación. Según se informa, el jefe de asesores presidenciales y apoderado nacional de Cambiemos, José Torello, hará una presentación ante el juzgado federal con competencia electoral de La Plata, a cargo de Adolfo Ziulu para habilitar a fiscales de otros distritos (como Capital) a monitorear las urnas bonaerenses.

Pero también Torello hará presentaciones en distritos complicados para Cambiemos. La mayor densidad de militantes Pro tiene domicilio en la ciudad de Buenos Aires. Si bien Pro y la UCR bonaerenses tienen estructura partidaria, no alcanzaría para cubrir las 35.000 mesas electorales de la provincia.

En el país hay 95.000 mesas que Cambiemos deberá fiscalizar. Hay provincias que considera bien fiscalizadas, como Mendoza, Jujuy y Corrientes, donde los gobernadores tienen estructura partidaria suficiente para garantizar el control. Es posible que allí no se pida una facilidad adicional para fiscalizar.

Pero en otras provincias, el PJ u otros partidos locales dominan los aparatos partidarios, las intendencias y los concejos deliberantes: Tucumán, Salta, Formosa, Misiones, San Juan, La Rioja, Santiago del Estero, Chaco, Entre Ríos, Catamarca, Santa Cruz, Chubut, La Pampa y Tierra del Fuego. Allí, Cambiemos intentará llevar fiscales propios de otros distritos.

El argumento central será que “el bien jurídico protegido es la correcta fiscalización para defender el voto de los ciudadanos”.

La presentación deberá hacerse antes del cierre de las alianzas, el 14 de junio. Pero en la Casa Rosada ya trabajan sobre la argumentación jurídica para cada juzgado. También es posible que se convoque a la ONG Ser Fiscal para coordinar esfuerzos que garanticen la cantidad necesaria de fiscales.


 

Deja un comentario