Macri y los gobernadores se preparan para disputarse más de $ 1 billón

Es el monto de lo que está en juego entre la Nación y las provincias después de octubre, cuando se debatirán cambios en varios impuestos coparticipables y un fallo por el Fondo del Conurbano.

Cuando haya bajado la espuma de las elecciones del 22 de octubre, Mauricio Macri y los gobernadores peronistas se trenzarán en una puja feroz y millonaria.

El Gobierno tendrá que buscar consenso para concretar la reforma impositiva y el Congreso debatirá el presupuesto del año próximo. Los gobernadores usarán ambas circunstancias como vías de presión para exigir más fondos y frenar recortes. De lo que consigan dependerá su respaldo a la Casa Rosada. El botín en disputa es sideral: supera el billón de pesos.

El número surge de sumar los montos de la coparticipación, que incluye lo recaudado por IVA, el impuesto al cheque y la demanda por el Fondo del Conurbano, los subsidios al transporte e Ingresos Brutos en 2016, lo que da un total de 1.164.363 millones de pesos.

Los ítems mencionados son los de mayor incidencia en el universo de los recursos que la Nación reparte entre las provincias y los que las provincias recaudan por su cuenta, como es el caso de Ingresos Brutos. Se toman los datos de 2016 porque corresponden al registro más actual de montos ya ejecutados. Si considera la inflación de este año, el total en disputa para el que viene es obviamente mayor.

La presión de las provincias empezará a sentirse esta semana. Los gobernadores peronistas tienen previsto reunirse para discutir los dos temas que más los preocupan por estas horas: la demanda de María Eugenia Vidal por el Fondo del Conurbano y el futuro del impuesto al cheque.

La gobernadora bonaerense demandó al Estado nacional para recuperar la totalidad del Fondo del Conurbano, congelado en $ 650 millones desde 1996. El caso está en manos de la Corte Suprema y el temor de los gobernadores es que si el fallo favorece a Buenos Aires, Mauricio Macri les recorte partidas de la coparticipación para pagarle a Vidal. Son unos 50.000 millones de pesos que podrían multiplicarse por cinco si la Justicia avalara el reclamo por el retroactivo.

“No se puede permitir que todos los fondos que se le deben a Buenos Aires salgan de las provincias”, advirtió a LA NACION un colaborador de Juan Schiaretti. Aun después de la derrota de agosto en su provincia, el gobernador cordobés es uno de los protagonistas de la acción en bloque de las provincias. Si Macri efectivamente echara mano de la coparticipación para compensar a Vidal, Córdoba dejaría de recibir 7000 millones de pesos por año. Entre Ríos, al mando de Gustavo Bordet, por su parte, perdería unos $ 3500 millones, y Tucumán, donde gobierna Juan Manzur, cerca de $ 3000 millones.

Agenda cargada

Entre las alternativas que estudian los gobernadores, y que evaluarán cuando se reúnan, está la de exigir que el Gobierno revise el esquema de subsidios que beneficia a la provincia y a la ciudad de Buenos Aires. Por ese rubro, el año pasado se repartieron $ 273.224 millones (211.224 a la energía y $ 62.000 millones al transporte).

El otro tema de la reunión será el impuesto al cheque. El gravamen vence a fin de año y prorrogarlo depende del Congreso. El reparto actual es del 70 por ciento para la Nación y del 30 por ciento para las provincias, que exigen aumentar su porción. En 2016 el impuesto recaudó $ 131.700 millones, un 1,6% del PBI y el 6,4% del total de la recaudación de la AFIP (es el tercero en el ranking de impuestos nacionales, por detrás de IVA y Ganancias).

Para la cita, probablemente el miércoles, los caciques peronistas esperan sumar a gobernadores de otros partidos. La idea es darles la mayor densidad política posible a la reunión y a la foto de rigor. Hay conversaciones abiertas con el santafecino Miguel Lifschitz y con el rionegrino Alberto Weretilneck.

En la agenda de los gobernadores otro tema primordial es el futuro de Ingresos Brutos. La posibilidad de que la reforma de Macri lo reduzca sustancialmente enciende todas las alarmas del tablero financiero de los caciques peronistas. En 2016, por el impuesto, las provincias recaudaron $ 328.000 millones. La suma es el 77,3 por ciento de la recaudación total de las provincias.

Si los cambios en el esquema tributario nacional incluyeran el IVA, como trascendió la semana pasada, el impacto también se sentiría fuerte en las provincias. Hoy reciben el 6,27% de lo que se recauda por el impuesto. El año pasado la recaudación total fue de $ 538.216 millones.

Capítulo aparte merece la devolución del 15% de la Anses. El pago de ese porcentaje no está en duda ni depende del presupuesto, sino de un fallo de la Corte (que benefició a San Luis, Córdoba y Santa Fe) y de un acuerdo entre la Nación y las provincias para el resto de los distritos. Lo que sí podría jugar en la negociación entre Macri y los gobernadores a futuro es el avance de las demandas de las provincias por el retroactivo. Son sumas millonarias por las que ya hay reclamos judiciales.

actualidad-politica-2524804w640


 

Deja un comentario