Magic Software reconoció que hubo fallas en al menos 299 máquinas

El Frente Romero + Olmedo planteó al Tribunal electoral que ni la empresa ni el sistema garantizan el voto y exige controlar todo el procedimiento.

La empresa Magic Software Argentina [MSA], que tiene a su cargo el voto electrónico en Salta, reconoció que el domingo pasado, tan solo en la capital salteña, debieron reemplazar 299 máquinas que presentaron fallas.

Se estima que el reemplazo es exactamente lo mismo que si, en el voto tradicional de papel sería que una persona, en medio del comicio, retirara una urna llena de boletas.

“La empresa MSA eludió el control de la autoridad electoral y de los fiscales informáticos designados por cada partido o frente participante en los reemplazos; se observó manipulación de los DVD sin control alguno de las autoridades electorales y no se dispuso vigilancia a los efectos de evitar tales reemplazos arbitrarios y discrecionales”, denunciaron ayer los abogados del Frente Romero + Olmedo.

La empresa admitió también serios incumplimientos del contrato al reconocer la caída del sistema, que dio lugar suspicacias sobre una eventual adulteración de la voluntad ciudadana.

La objeción al sistema radica en la vulnerabilidad, ya que no existe control real de parte de todos los partidos políticos y, de acuerdo a las irregularidades detectadas, se estima que a las fórmulas clásicas de fraude electoral, ahora se suma una programación del software no detectable para los fiscales.

Por eso, para las elecciones del 17 de mayo, el frente romerista exige que se garantice un control eficiente de cada uno de los pasos del recorrido del voto a través del sistema electrónico, desde la instalación del programa al iniciar el comicio hasta el escrutinio.

Ese control debe comenzar por evitar que las máquinas de votar estén programadas, para reemplazar el voto opositor por una boleta oficialista, o anular a aquel convirtiéndolo en inválido o en blanco.

Esta es una de las denuncias más frecuentes que plantearon miles de ciudadanos, que son el comentario poselectoral más generalizado y que explican que el 70 por ciento de los salteños estén convencidos de que “el domingo hubo fraude”.

Ayer, los apoderados del Frente Luis María García Salado y Oscar Rocha Alfaro formularon “protestas y reclamaciones” por las innumerables denuncias de anomalías e invocaron el “derecho constitucional que tiene cada ciudadano de elegir sus candidatos”. Señalan que “el sistema de voto electrónico es altamente ineficiente lo que conlleva a plantear la nulidad de las mesas o hasta la apertura total de las meses” para que se proceda al recuento manual.

El Frente sostiene que una falla en la máquina electrónica obliga a anular la votación de la mesa. Si el 17 de mayo vuelven a fallar máquinas, la mesa donde ocurra debería votar en las semanas siguientes, en elecciones complementarias.

La empresa asegura que es muy seria y responsable

Uno de los ejecutivos dijo que si precargaran máquinas la gente se daría cuenta

Las “caídas del sistema” son habituales en Magic Software Argentina, que tuvo gravísimos inconvenientes en Río Cuarto, durante las elecciones municipales de 2008, y también en las Paso salteñas de 2013.

El servicio le cuesta 144 millones de pesos a la provincia y fue instrumentado de apuro por el gobierno de Juan Manuel Urtubey, quien, en publicitadas operaciones de marketing, siempre se esmeró en colocarlo en otras provincias. Incluso en otros países, como Ecuador, a donde viajaron para asesorar nutridas comitivas de funcionarios salteños.

El cuestionamiento al sistema es jurídico: el control queda en manos de los gobernantes y de la empresa que maneja el negocio.

De los ejecutivos MSA que estuvieron en Salta este fin de semana, Nicolás Deane se negó a hablar con un periodista que intentó analizar las dudas que arroja el sistema.

En cambio, su socio Sergio Angelini,dijo a una radio que “no existe sustento tecnológico para hablar de fraude”. Dijo también que “se trata de una empresa con intereses en toda América Latina como para trabajar de forma irresponsable”, un argumento que parece contrastar con las falencias que admite el informe de la empresa ante la Corte salteña.

Sin embargo, su explicación permite descifrar gran parte de los interrogantes que plantearon los abogados García Salado y Rocha Alfaro. “Si la máquina estuviera precargada sería evidente para cada elector que se supone debe corroborar el voto que imprimió, que en última instancia, tiene posibilidad de corregir y volver a votar en caso de estar insatisfecho”. Ese es exactamente el punto. Si cada uno de los miles de electores que encontraron adulteraciones en la boleta hubiera hecho la denuncia, probablemente hubieran quedado impugnadas y anuladas la votación en la mayoría de las mesas de la capital salteña.

En el mundo pocos creen en el voto electrónico

Una experta desconfía del marketing y señala puntos oscuros

La experta Beatriz Busaniche (Fundación Vía Libre)advierte sobre “estrategias de marketing” y señala que “en Salta, la empresa proveedora de las urnas cuenta con una patente sobre el sistema electoral utilizado, por lo que el sistema no sólo es privado, sino que además la patente vigente hasta el 2024 le otorga a la misma el monopolio sobre su implementación”. “Holanda dejó de usarlo en 2008, Alemania lo declaró inconstitucional en 2009 y en Brasil, el secreto de las urnas fue vulnerado por expertos en seguridad informática. La integridad y el secreto del voto entran en riesgo con estos sistemas” advirtió, contra el optimista discurso del gobierno salteño.

Deja un comentario