Incautan más de 100 kilos de cocaína en la primera causa del Juzgado de Tartagal

Un hombre quedó detenido y otro es intensamente buscado en el norte argentino. Dos mochileros narcos fueron sorprendidos por los gendarmes en Senda Hachada.

Menos de 24 horas pasaron para que el Juzgado Federal de Tartagal tuviera su primera intervención en una causa por narcotráfico. Desde el sábado último el Juzgado opera en una de las zonas más calientes que tiene el país en materia delictiva, sobre todo por el tráfico de sustancias prohibidas desde Bolivia, una problemática que no se puede controlar en el norte argentino. Sin embargo, varios operativos que se vienen desarrollando en diferentes puntos de la región norte dejaron saldos positivos. El sábado por la noche Gendarmería Nacional incautó 101 kilos de cocaína en paraje Senda Hachada, provincia de Salta.


Luego de que saliera a la luz el secuestro de más de 30 kilos de cocaína en Rosario de la Frontera, otro operativo tuvo lugar en el norte salteño, donde personal de Gendarmería del Escuadrón 52 Tartagal logró secuestrar una importante cantidad de droga y arrestó a un hombre que la transportaba. Las acciones se realizaron en el marco de la lucha contra el narcotráfico que lleva adelante Gendarmería, bajo la conducción del comandante general Gerardo José Otero.

Mochileros audaces

En algunas ocasiones los operativos tienen una investigación abierta con varios meses de anticipación, por lo general cuando se trata de cargamentos a gran escala en los que camiones enteros pueden ir repletos de sustancias prohibidas, se llevan a cabo investigaciones tendientes a desarticular los movimientos de esas redes narcos. En otras, se trata del personal especializado que despliega controles en determinados puntos de la frontera caliente, con lo cual muchas veces sorprenden de manera in fraganti a personas o grupos operativos ligados al narcotráfico.

La droga incautada el sábado en Senda Hachada, Tartagal, era transportada por dos hombres, quienes llevaban varias mochilas. Los mochileros fueron detectados por los gendarmes, y al notar la presencia de los uniformados decidieron despojarse de los ocho bultos cargados con la sustancia blanca y salieron corriendo hacia una zona de monte. El hecho se produjo sobre la ruta nacional 34 y 81, cuando los sujetos fueron divisados y decidieron huir.
En ese momento se produjo una espectacular persecución, y los sospechosos que habían abandonado las mochilas decidieron separarse para dispersar la atención de los uniformados, de manera tal que los uniformados decidieron seguir a uno de ellos, que fue capturado, mientras el otro logró escapar. Tras la detención los gendarmes procedieron a la búsqueda de testigos para abrir las mochilas y certificar que contenían droga.
Al abrir las mochilas encontraron 97 paquetes rectangulares que contenían sustancia blanca. Integrantes de la División Criminalística y Estudios Forenses de la institución llevaron a cabo las pruebas de campo narcotest, que terminaron arrojando resultados positivos para cocaína. Un total de 101,730 kilogramos fue la cantidad de sustancia que se decomisó. Por primera vez desde el Juzgado Federal de Tartagal orientaron el secuestro de la droga y la detención del involucrado.

El delfín

Desde hace varios años los diversos cargamentos narcos se caracterizan por llevar impreso diversos logotipos, marcas que llevan etiquedadas en algún lugar del paquete. Águilas, alacranes, estrellas, dragones o incluso figuras vinculadas con Playboy son algunos de los utilizados en los ladrillos. En el último decomiso que Gendarmería realizó en Senda Hachada la marca no se encontró en el exterior del compacto ladrillo sino adentro, y tenía que ver con un delfín.
Según especialistas de las fuerzas de seguridad, ese tipo de marcas sirven en algunos casos para identificar al cártel al que pertenece la droga y también para que los intermediarios en el traslado no adulteren la pureza de la sustancia.
Respecto al delfín, fuentes consultadas señalan que muchas veces utilizan eso para simular la característica de calidad e importancia proveniente del cártel del Golfo. También se lo relaciona con el capo narco Delfín Castedo, quien cayó preso el año pasado luego de permanecer 10 años prófugo de la Justicia. Lo cierto es que los símbolos, o incluso colores, son para que quienes lo reciben sepan distinguir la mercadería que recibirán.


 

Deja un comentario