Más del 40% de los trabajadores del Estado están precarizados

Los sindicales de los ministerios por el incesante ingreso diario de personal contratado en ministerios y decenas de organismos públicos. Incluso hubo denuncias de “precarización laboral” y quejas de que existen miles de monotributistas que le facturan a entes o a universidades nacionales, pero trabajan en la función pública.

El conflicto pone en contradicción uno de los paradigmas del modelo: la lucha por el trabajo registrado y de calidad, así como la exigencia de Cristina Fernández a los empresarios de que formalicen a sus trabajadores y paguen los aportes patronales.

Sin contar las Fuerzas Armadas y de seguridad federales, de un total de 146.000 cargos existen 84.569 en planta permanente (58%) y 61.916 (42%) que se dividen entre contratos temporarios renovables cada 6 meses o un año -pero permanecen por años- y monotributistas de “asistencia técnica”, según datos presupuestarios del tercer trimestre de 2014.

Según denunció Pablo Almeida, delegado de la junta interna de ATE del Ministerio de Economía, de los 5340 empleados de la cartera de Axel Kicillof, solo 1114 están en planta permanente (20,8%), 2671 (50%) son temporarios, y 1500 son monotributistas: trabajan en Hacienda, pero les facturan a universidades nacionales (Quilmes, La Matanza, San Martin, Lomas de Zamora, entre otras) .

“Los contratan, pero ni saben de qué universidad lo hacen y los van cambiando sin que se enteren. Esto es fraude laboral reconocido en la Justicia”, dijo Almeida a la prensa.

Desde 2006, la planta total de la administración pública (incluidas las Fuerzas Armadas y de seguridad) creció un 35% y se incorporaron 92.000 nuevos empleados públicos. Una gran mayoría de la agrupación La Cámpora. Ese año había 266.000 agentes de los cuales 239.500 eran permanentes (90%) y 26.400 eran transitorios (10%).

En 2014, la planta llegó a los 358.000 empleados (subió un 35%) repartidos entre 293.000 permanentes (aumentaron 22% desde 2006) y 65.000 temporarios (148% más).

Si se contabiliza desde 2003, al asumir Néstor Kirchner como presidente, había 241.400 cargos en todo el Estado. Ingresaron 117.108 empleados. Había 226.000 permanentes (subieron 66.000 cargos, un 29%) y 15.133 contratados: aumentaron así 50.330 cargos, un 333% más. El gran salto fue en los transitorios. Los contratos renovables proliferaron luego de que en los años 90 se congelaron las vacantes en planta permanente por una ley de emergencia.

Para comenzar a superar esa irregularidad, el año pasado se descongelaron 7500 vacantes para concursar en planta permanente.

Las delegaciones internas de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) de varios ministerios están en conflicto por el alto nivel de “precarización laboral”, aunque rescatan esos concursos. Pero exigen que no sean para los nuevos jóvenes de La Cámpora, sino para los trabajadores actuales que quieran regularizar su situación.

Los contratos temporarios se rigen por el artículo 9 de la ley marco de regulación de empleo público, la 25.164/99, que fijó ese régimen sólo para tareas “transitorias o estacionales”. Pero esos empleados duran años, sin concursar y sin estabilidad laboral en el empleo público como ordena la Constitución.

También la ley dice que ese personal no podrá superar el porcentaje que fija el convenio colectivo de trabajo de la administración pública (decreto 214/2006): el 15% de la planta permanente del organismo.

En Economía, los temporarios trepan al 50% y los monotributistas al 28%, según Almeida. Y algo similar se repite en otros ministerios. Y en el Estado nacional ese 15% se sobrepasó: hay 42% de contratos sin contar a los militares y los policías.

Una vocera de Kicillof dijo que “la ley marco no es precarización, otorga los mismos beneficios que la planta permanente”. Agregó que “la queja de ATE tiene más que ver con su frustración por no poder extorsionar a esta administración”. Y destacó que Kicillof pasó 600 monotribuistas a contratos ley marco y que se abrió el concurso a 921 cargos para planta permanente.

En su lanzamiento presidencial, el diputado y candidato a presidente Sergio Massa, del Frente Renovador, advirtió: “Voy a barrer a los ñoquis de La Cámpora que nos quieren dejar” (ver aparte). Consultado por la nacion voceros del jefe del gobierno porteño, Mauricio Macri, no emitióeron respuesta, pero dijeron que este conflicto está en estudio.

Según el delegado de la junta interna de ATE en el Ministerio de Planificación Adrián Rodríguez, sobre unos 6000 empleados, 1000 son permanentes, unos 3000 contratados y 2000 monotributistas.

Su par del Ministerio de Trabajo, Hernán Izurieta, dijo que de 4600 agentes, los permanentes son unos 1800, los contratados 2700 y los monotributistas unos 100, más 120 trabajadores tercerizados de limpieza. Pero destacó que se están concursando 1820 cargos para regularizar la situación. “Y serán compañeros del ministerio, no de La Cámpora”, subrayó.

Un vocero de Carlos Tomada aclaró que además de estos los últimos tres años se concursaron 300, 510 y 234 cargos, respectivamente. “El régimen del artículo 9 tiene los mismos derechos de cualquier trabajador registrado. Y antes eran monotributistas”, dijo el funcionario.

Sin embargo, en ATE dicen que no tienen estabilidad y pueden ser removidos cuando vence el contrato por un futuro gobierno.

En el Ministerio de Desarrollo Social, sobre 6500 empleados, sólo 450 son permanentes y el resto contratados. En Educación, sobre 4200, 1200 son permanentes.

LOS MINISTERIOS MÁS AFECTADOS

Cantidad de trabajadores de cada dependencia y porcentaje de cada sector del total de empleados

 

 El crecimiento de la planta de empleados públicos derivó en una mayor precarización.  Es uno de los déficits que deberá resolver el futuro gobierno

Deja un comentario