Metán: Prohíben el uso de pirotecnia de alto impacto sonoro en la ciudad

El Concejo deliberante aprobó la norma. Se podrán utilizar solamente los elementos de entretenimiento que no superen los 150 decibeles.

En San José de Metán se prohibirá el uso de pirotecnia de alto impacto sonoro. El Concejo Deliberante aprobó un proyecto de ordenanza presentado por los concejales, Sergio Gramajo, José María Issa y Raúl Moya.

La norma prohibe la venta y uso de pirotecnia denominada “petardos de alto impacto sonoro” y demás elementos afines y/o similares que tengan un tamaño de 2.0 pulgadas a 2.5 pulgadas. Tales como bombas de estruendo con mortero, bomba suelta con mortero T1,T2,T3,T4 o similares como rompe portones, mata bruja, morterito etc. Los elementos que se podrán utilizar no deberán superar los 150 decibeles, de lo contrario romperán el esquema básico de contaminación sonora que tiene la ciudad.

La ordenanza contempla “la necesidad y la obligación del estado Municipal de promover la sana y respetuosa convivencia a través de ordenanzas que promocionen el respeto por el ambiente, las personas y hacia los animales”.

Considera que numerosas comunas del país a lo largo de su extenso territorio y en diversos distritos provinciales como Neuquén, Santa Fé, Salta, Buenos Aires, Tierra Del Fuego y Córdoba, han reglamentado con mayor o menor grado de severidad y alcance, el uso y la comercialización de elementos de pirotecnia.

Minimizar los riesgos

“Los mencionados avances normativos tienen como finalidad minimizar los riesgos y daños que provoca la mala o abusiva utilización de pirotecnia durante las fiestas de fin de año, fundamentalmente en relación con las explosiones y contaminación sonora que impacta contra el ambiente, el físico de las personas, las propiedades y los animales”, indicaron los autores del proyecto.

Especificaron que las lesiones que estos productos provocan y en especial las bombas de estruendo, en el sentido antes descripto, llevan a diversas asociaciones y especialistas a solicitar su restricción, en resguardo por la situación de indefensión de niños/as, ancianos/as y animales, que sufren el mayor perjuicio.

“El proyecto está asociado con la postura de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) y de las asociaciones por el bienestar animal y así como con los especialistas que sostienen que los explosivos utilizados durante las fiestas representan serios riesgos para la salud humana, animal y para el medio ambiente, afectando el ecosistema y ocasionando la muerte de aves y sus crías”, destacaron Gramajo, Issa y Moya.

Consecuencias

La ordenanza señala que el ruido estruendoso de la pirotecnia causa en muchas mascotas taquicardia, temblores, nauseas, dificultades para respirar, aturdimiento y pérdida de control general. Y que los efectos de la pirotecnia no solo afectan a la naturaleza sino que también es responsable de numerosos accidentes a las personas debido a la combustión, además de perturbar a enfermos, ancianos y niños.

“La pirotecnia en muchos casos, por su mal uso, ha sido responsable de la rotura de bienes públicos y privados de las personas, entre otras consecuencias como lo son los animales que se pierden en la vía pública al huir sin rumbo, incrementándose de este modo la población callejera de ellos”, remarcaron los ediles.

Dijeron que en cuanto al mercado de la comercialización por venta de pirotecnia en la ciudad, es marcadamente reducido y temporal, por lo que no generaría la sanción de la presente un impacto negativo sobre el desarrollo económico de los comerciantes.


 

Deja un comentario