México: El presidente Peña Nieto remonta en las encuestas con la ayuda del efecto Trump

Las críticas a su homólogo estadounidense en temas comerciales y de migración, le permitieron al presidente levantar su imagen, en caída permanente hace tres años.

Con tres años de caída permanente en su popularidad, que llegó a su punto más crítico al inicio de 2017, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, remontó su imagen gracias a las críticas de su homólogo estadounidense Donald Trump, que ha amenazado con revisar la relación comercial bilateral y construir un muro para separar a ambos países.

La baja popularidad presidencial, acompañada de un débil crecimiento económico, criticas al modelo de seguridad y opacidad administrativa, cambió de dirección al recibir el espaldarazo de todos los sectores políticos y de la opinión pública que apoyan un bloque que enfrente a Trump.

Empresarios como Carlos Slim o férreos opositores como el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, pasando por las cámaras empresariales y la población en general, han reconocido la necesidad de sumarse en apoyo del mandatario, sobre todo “defendiendo los intereses del país”.

“Tenemos que respaldar al presidente de México para que defienda a los intereses nacionales”, dijo Slim en inusuales declaraciones, mientras que su crítico López Obrador afirmó que este es un momento de emergencia y propuso el Acuerdo de Unidad Nacional.

El apoyo a Peña Nieto se da luego que una encuesta del diario Reforma revelara que el mandatario alcanzó los niveles más bajos de popularidad con 12 puntos porcentuales de aprobación, tras anunciar un incremento en los combustibles de entre el 14 y 20% a principios de 2017.

El aislamiento del mandatario pareció cambiar cuando Trump ratificó su interés por continuar con la construcción de un muro fronterizo y revisar la relación comercial bilateral, que representa 80 por ciento de las exportaciones de la nación azteca.

A partir de entonces una campaña nacionalista logró cohesionar a todos los sectores políticos y sociales en torno al mandatario mexicano, que, según algunas encuestas, sí ha mejorado su imagen, pero no lo suficiente y sólo regresó a los niveles previos al “gasolinazo”.

Para algunos analistas, como el académico de Flacso en México, Nicolás Loza, esta mayor aprobación se ubicaría entre 24 o 25%, el doble del 12% publicado, cifra que podría mostrar que muchos militantes de su partido, que lo habían reprobado, nuevamente lo apoyan.

“Lo significativo seria que subiera arriba del 35%; creeríamos que hay nuevos segmentos con él que le habían quitado su apoyo, votantes independientes que están apoyando al presidente”, precisó el experto.

Tras las diferencias con Estados Unidos, cohesionarse en torno a Peña Nieto “es natural frente a un peligro externo, donde la figura presidencial se fortalece”, en particular en un país donde el Presidente tiene índices históricos bajos de popularidad, apuntó Loza, en declaraciones a Télam.

“Al evaluar a una autoridad siempre hay parcialidad, a partir del partidismo (…) pero lo que fue novedoso es que Peña Nieto había cometido tantos errores que en pocos meses su nivel de aceptación bajó por debajo de la aceptación de su propio partido”, destacó.


 

Deja un comentario