Mujica le pidió a Francisco por la integración latinoamericana

El expresidente de Uruguay fue recibido 40 minutos por el Papa. Dijo que la vieja Europa no da soluciones a la inmigración ni al cambio climático.

El expresidente uruguayo José Mujica visitó al papa Francisco en el Vaticano y le pidió que “ayude a la causa de la integración latinoamericana”, al tiempo que dejó abierta la posibilidad de mediar en el conflicto entre Chile y Bolivia por la salida al mar.

“Fue una reunión francamente afectuosa, donde planteamos nuestra preocupación por las dificultades que tienen los procesos de integración en América latina”, sintetizó Mujica en la Santa Sede, tras el encuentro de 40 minutos en una de las aulas del Vaticano, del que también participó la esposa del ahora senador, Lucía Topolansky.

“Esperamos que en alguna medida, con la importancia que tiene la Iglesia, el Papa pueda lograr alguna influencia”, detalló Mujica.

El exmandatario, de 80 años, explicó que “esta es una cuestión política, pero para nada partidaria”. “Es un poco a consecuencia de un mundo que se aglutina en grandes unidades. Y en ese mundo pienso que los latinoamericanos, que llegamos tarde a la mesa internacional, para tener cierta posibilidad de negociación tenemos que estar juntos”, agregó Mujica, que recibió de regalo de Francisco un reloj y un ejemplar de la Evangelii Gaudium .

“Atomizados somos una hoja al viento”, reflexionó el exmandatario sobre el proceso de integración.

Mujica confirmó además que está en discusión la posibilidad de que se convierta, a pedido de un grupo de académicos latinoamericanos, en mediador en el conflicto por la salida al mar para Bolivia, aunque fue cauto. “A esa changa le tengo que ver un poco las patas a la sota y después veremos”, sentenció.

Luego del encuentro con Francisco, Mujica presentó su libro La felicidad al poder en Roma y acusó a la “vieja Europa” de no dar solución a la tragedia migratoria del Mediterráneo ni al cambio climático. A su vez, culpó a los políticos de ignorar estos asuntos y centrarse en ganar elecciones.

Añadió que “los que quieren cruzar el Mediterráneo no son pobres de África, son pobres de la humanidad”, y señaló que la inmigración “no es un problema de Italia, es un problema del mundo”.

“¡No tengan miedo a la mezcla!”, clamó Mujica.

En el mismo barco

“Estamos todos en el mismo barco, precisamos medidas iguales porque la globalización existe y la mala globalización existe, mientras que los gobiernos estamos preocupados por quién gana las elecciones”, dijo Mujica.

Deja un comentario