Mundial Rusia 2018: Cómo están las sedes de un torneo que impacta por historia, lejanía y curiosidades

Una ciudad que no está en Rusia, noches blancas y fútbol únicamente en el sector europeo del país.

Tras los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi y la Copa de las Confederaciones, los ojos del mundo volverán a posarse, durante el Mundial, sobre un país diferente desde la cultura, el clima, el idioma y las distancias, aunque los organizadores se hayan asegurado que el último ítem no sea tan desgastante y la única ciudad más oriental será Ekaterimburgo, en la frontera virtual con Asia, al pie de los Urales. Sólo habrá fútbol en la parte europea del territorio ruso.

En total, Rusia 2018 tendrá 11 ciudades-sede, con 12 estadios. San Petersburgo, Nizhni Nóvgorod, Ekaterimburgo, Moscú, Kazán, Kaliningrado, Saransk, Samara, Rostov del Don, Volgogrado y Sochi aparecerán en rojo en todos los mapas. Un repaso de norte a sur y de este a oeste que impactará por historia y lejanía. El verano ruso dejará lugar a temperaturas sofocantes en la turística Sochi, pero también a las noches blancas del norte, con San Petersburgo, la ciudad de los tres nombres, como emblema. Se vivirán días interminables, con atardeceres que se confunden con el amanecer, en una sede que se llamó Petrogrado entre 1914 y 1924, y Leningrado entre 1924 y 1991.

El Krestovsky Stadium (Zenit Arena) de San Petersburgo está bajo la lupa por los escándalos que generó. La construcción se inició en 2007, pero las modificaciones al proyecto inflaron el presupuesto por encima de los 600 millones de euros. Lo último: a días de la Copa de las Confederaciones, plantaron un nuevo césped porque consideraron que el anterior estaba dañado.

Mientras la FIFA y las autoridades rusas se muestran “optimistas”, sólo están terminados cuatro estadios. Los otros ocho escenarios deberán ser presentados antes del tercer trimestre de este año, aunque ya le colgaron el cartel de “excepción” a Samara. Se lo espera para los primeros días de 2018. Se suma a un contexto de retrasos y algunos interrogantes. Un clásico mundialista.

Cómo están las sedes de Rusia 2018

Luzhniki: el legendario estadio de Moscú

Otkrytie Arena: la guarida del Spartak

Capacidad: 45.000 localidades. Construido en 2014, el Otkrytie Arena es el estadio del Spartak de Moscú, vigente campeón del campeonato ruso. Acogerá tres partidos de la Copa de las Confederaciones, antes de abrir sus puertas.

Krestovski de San Petersburgo: el césped de los escándalos

68.000 localidades. La construcción del estadio comenzó en 2007 pero el proyecto fue varias veces modificado, lo que disparó el presupuesto alcanzando los más de 600 millones de euros según los medios rusos. A días del inicio de la Copa de las Confederaciones, de la que será sede, se plantó un nuevo césped, por considerar que el anterior era frágil y estaba dañado. El estadio, que será del Zenit San Petersburgo, estuvo asimismo en el foco de las críticas luego de las revelaciones en la prensa según las que trabajadores ilegales de Corea del Norte participaron en su construcción.

Kazan Arena: la joya tártara

45.360 localidades. Terreno de juego del Rubin Kazán, dos veces campeón de Rusia, fue inaugurado en 2013 con ocasión de los Juegos Universitarios de Verano y albergó los campeonatos del Mundo de natación en 2015. Capital de la república musulmana de Tartaristán, Kazán ambiciona convertirse en un importante eje del deporte internacional, especialmente gracias a la Copa de las Confederaciones, y después al Mundial.

Fisht: el estadio de los Juegos de Sochi

47.600 localidades. Ubicado en el balneario de Sochi, al borde del Mar Negro y a los pies de las montañas del Cáucaso, el estadio Fisht se dio a conocer a nivel global con las ceremonias de inauguración y de clausura de los Juegos Olímpicos de Invierno 2014. Después fue adaptado para partidos de fútbol y reabrió sus puertas en marzo de 2017 para un partido Rusia-Bélgica. Será sede también de la Copa de las Confederaciones.

Ekaterinburgo Arena: recinto más oriental

35.000 localidades .Situado cerca de la cordillera de los montes Urales, 1.500 kilómetros al este de Moscú, fue construido en 1957. Esta joya de la arquitectura soviética es objeto en la actualidad de trabajos de renovación mientras las autoridades locales buscan dar un nuevo aliento a la ciudad, en la que los Bolcheviques ejecutaron en 1918 a la familia de Nicolás II.

Volgogrado Arena

45.000 localidades Volgogrado fue sede de la batalla más sangrienta de la II Guerra Mundial, preludio de la derrota de la Alemania nazi. El estadio, actualmente en construcción, debe albergar cuatro partidos del Mundial 2018 antes de ser entregado al Rotor Volgogrado.

Mordovia Arena: Saransk y sus cárceles

45.000 localidades La ciudad de Saransk, en Mordovia, es conocida en el extranjero, especialmente en Francia, por ser la residencia oficial del actor francés Gerard Depardieu, quien se nacionalizó ruso en 2013 después de dejar Francia como protesta por considerar sus impuestos demasiado elevados. En Rusia, esta ciudad de 300.000 habitantes es célebre sobre todo por sus numerosas prisiones. Saransk confía en que el Mundial y su nuevo estadio le permitan mejorar su imagen.

Samara Arena: en la ribera del Volga

45.000 localidades. El estadio de Samara está construido al 65%, aunque su construcción por un montante estimado en 300 millones de dólares comenzó en 2014. Las autoridades aseguran que estará preparado a tiempo para el Mundial pese al incremento de los costes.

Nizhni Novgorod: la antigua ciudad prohibida

45.000 localidades. En la época soviética, Nizhni Novgorod -entonces llamada Gorki en honor a su ciudadano más célebre, el escritor Maxime Gorki- era una ciudad militar “cerrada” en la que los extranjeros no tenían el acceso permitido. Después de recuperar su antiguo nombre, busca romper con su pasado industrial y soviético. Se plantará el césped en julio y los trabajos estarán finalizados en diciembre.

Rostov Arena: cercano a una Ucrania en guerra

45.000 localidades. Rostov del Don está situado justo a 60 kilómetros de la frontera con el este de Ucrania, donde un conflicto entre rebeldes prorrusos y fuerzas de Kiev ha causado más de 10.000 muertos desde 2014. A pesar de la cercanía de la guerra, la ciudad quiere centrarse en el fútbol. El nuevo estadio, en obras, debería estrenarse en noviembre. Después del Mundial será entregado al FK Rostov.

Kaliningrado: un estadio ruso en el seno de la Unión Europea

35.000 localidades. Kaliningrado es un enclave ruso en el interior de la zona de la Unión Europea, entre Polonia y Lituania, que va a dar al mar Báltico. Conocida en el pasado por su nombre alemán Konigsberg, la ciudad natal del filósofo Emmanuel Kant pasó a manos rusas después de la II Guerra Mundial. Cuatro partidos del Mundial tendrán lugar en su nuevo estadio, que debe estar terminado antes de fin de año.


 

 

Deja un comentario