“Nadie nos mira” premiada en Brasil

La película argentina “Nadie nos mira”, el drama de un inmigrante argentino en Nueva York, que dirigió Julia Solomonoff y protagoniza Guillermo Pfening, obtuvo el viernes pasado cuatro trofeos Mucuripe, inclusive el de Mejor Largometraje de la 27º edición del Cine de Ceará-Festival Iberoamericano, que se realizó en la ciudad de Fortaleza, capital de Ceará, en Brasil.

También con dos premios, “Una mujer fantástica”, largometraje dirigido por el argentino Sebastián Lelio, ganó el premio Mucuripe en las categorías de Mejor Sonido y Mejor Banda Sonora.
Este tercer largometraje de Solomonoff es un drama ambientado en la ciudad de Nueva York, donde la cineasta argentina reside y dicta clases universitarias de cine.

La trama gira en torno de un promisorio actor argentino que sufre la soledad de sentirse extranjero y emocionalmente huérfano cuando, a causa de un desamor, decide vivir allá para intentar cambiar el rumbo de su carrera, pero debe hacer todo tipo de changas para sobrevivir en un espacio que lo excluye.

La ceremonia de entrega de galardones, celebrada en un auditorio de Fortaleza, capital del estado de Ceará, tuvo un cierto tono político y algunas muestras de rechazo al presidente de Brasil, Michel Temer.
Guillermo Pfening, al recibir su premio de Mejor Actor, se sumó al reclamo del público.

“Nadie nos mira” también recibió los galardones al Mejor Montaje y el que entrega la Asociación Brasileña de Críticos del Cine (Abraccine). El filme cuenta además con la actuación de Elena Roger.

Muy aplaudido por el público, el largometraje de la directora de “Hermanas” y “El último verano de la Boyita” muestra a un actor con una prometedora carrera en Argentina que decide buscar el éxito a nivel internacional en Nueva York. Allí descubre la realidad desalentadora de una ciudad abarrotada de personas con afán triunfador en la que no consigue destacar, por lo que se ve forzado a trabajar de camarero y cuidador de niños, a la vez que oculta su fracaso a sus seres más queridos.
Solomonoff cuenta que “la historia empezó por la sensación de estar dividido entre dos culturas, sentir el desencuentro de idiomas y dos maneras de ver el mundo muy distintas”.
 

Fuente: El Tribuno

Deja un comentario