Narcos amenazaron de muerte al juez federal de Orán

Un cartel que camuflaba sus actividades con el rubro de la carne está siendo desmantelado. La causa originó las amenazas. Hubo 34 allanamientos, 3 detenidos y droga secuestrada.

Dos investigaciones federales sobre comerciantes de la carne dieron pie para que en las primeras horas de la mañana de ayer el juez federal de Orán, Raúl Reynoso, ordenara a Gendarmería Nacional allanar 34 domicilios en las provincias de Tucumán, Salta y Chaco, después de que el magistrado, el fiscal federal 3 José Luis Bruno, un jefe de Aduanas y un contador con matrícula en la zona recibieran amenazas de muerte inminentes. Las intimidaciones provendrían de una organización que se dedica al narcotráfico, lavado de dinero y evasión fiscal, que estaba en la mira de la Justicia desde hacía cuatro años y utilizaba de pantalla una red regional de carnicerías.

La premura de los operativos realizados ayer se debió en parte a los informes confidenciales de la Policía de la Provincia y de Gendarmería Nacional, que hicieron saber al titular del Juzgado Federal 3 sobre una posible contratación de sicarios profesionales en la zona de frontera, por parte de personas vinculadas al narcotráfico, con intenciones de atentar contra la Justicia Federal oranense.

“Había mucha preocupación en Gendarmería y la Policía porque, si bien a lo largo de mi carrera he recibido amenazas, habría gente con antecedentes que trabajaría para la red”, dijo el magistrado de Orán.

Las investigaciones llevadas a cabo en dos expedientes paralelos habían comenzado a dar frutos al vincular a varios de los sospechosos con las actividades del sector cárnico. El cruce de información entre AFIP, Aduanas, Gendarmería, Policía y la Justicia Federal fue clave.

Las conexiones abarcan a tres provincias: Salta, Tucumán y Chaco, donde la cadena de carnicerías había abierto locales con distintos nombres.

Los operativos

Ayer el juez federal Reynoso ordenó 34 allanamientos, algunos realizados en esta capital, otros en territorio tucumano y chaqueño. El más llamativo en la ciudad de Salta fue en el pasaje Fernández, casi frente al Centro Cívico Municipal.

En el norte desde muy temprano realizó operativos simultáneos. Los tartagalenses se vieron sorprendidos por un operativo conjunto de Gendarmería y AFIP en la cadena de carnicerías M&M, propiedad de los hermanos Meneses, conocida familia de Mosconi.

Los procedimientos se iniciaron a primera hora de la mañana en al menos cinco sucursales del centro de Tartagal, otras dos en Villa Güemes y una tercera en General Mosconi.

Los empleados de las carnicerías quedaron dentro de los locales comerciales, ya que los uniformados impidieron que salgan de los negocios.

Familiares de los trabajadores comenzaron a llegar a las sucursales ubicadas sobre las calles España, San Martín, 20 de Febrero, avenida República de Siria, entre otras, para interiorizarse de lo que pasaba. Los allanamientos se extendieron hasta altas horas de la noche.

El juez federal de Orán, confirmó que fueron detenidas tres personas: una en un country de Salta capital, otra en la localidad de Presidencia de la Plaza (Chaco) y la última en Tartagal. Todos son hombres mayores de edad.

El magistrado también dijo que fue secuestrada cocaína “pero en poca cantidad”, y numerosos documentos que estarían relacionados con el lavado de dinero y la evasión.

Dos casos que se unen

Los 34 allanamientos de ayer se hicieron en el marco de dos causas que el juez federal de Orán, Raúl Reynoso, viene investigando por narcotráfico, lavado de dinero y evasión fiscal, delitos que suelen estar emparentados cuando por detrás hay una red delictiva. Una de las causas se inició hace cuatro años, mientras que la segunda tiene dos años de antigüedad. “Hace un tiempo vimos que varios personajes de una causa aparecían en el otro expediente; luego observamos que se trata de una organización muy coordinada que tiene mucho movimiento de dinero”, señaló el juez Reynoso.

Fuente: www.eltribuno.info

Juez Reynoso

Deja un comentario