hogarescuela sentencia

No habrá presos por la muerte en el Hogar Escuela

Pasadas las 21,30 horas de ayer se conoció la decisión de la Sala VI del Tribunal que juzgó a los cuatro imputados por la causa. la misma finalizó con una sola condena de prisión en suspenso y tres absoluciones.
Cabe recordar que en junio de 2013 el pequeño Ezequiel de 9 años falleció aplastado por una pared mientras realizaba tareas de agronomía en un huerta en la parte posterior del Hogar Escuela “Carmen Puch de Güemes”.

Por el hecho la directora del establecimiento escolar, Amelia Burgos, fue absuelta del cargo de homicidio con un voto de disidencia, en tanto Roberto Ríos, jefe supervisor de Mantenimiento y Carlos Usqueda, jefe de la División Conservación fueron absueltos lisa y llanamente.
El único condenado fue el jefe de Mantenimiento, José Villalobos quien recibió la pena de 1 año y 6 meses de prisión de ejecución condicional y 5 años de inhabilitación para ejercer en la función pública por encontrarlo culpable de homicidio culposo.

El Tribunal colegiado estuvo integrado por los jueces José Luis Riera como presidente y los vocales Guillermo Pereyra y Mónica Mukdsi.
El hecho sucedió en 2013 cuando el niño de 9 años, junto a sus compañeros, tomaban clases con el profesor de Agronomía y realizaban unos canteros en la huerta, para lo que sacaban unos ladrillos de una pared que pertenecía a un depósito de herramientas. Al hacerlo, el muro se derrumbó y cayó encima del menor.

El fiscal penal 4, Santiago López Soto, representó al Ministerio Público.
El niño falleció como consecuencia de un traumatismo grave de cráneo y aplastamiento de tórax y respecto a la responsabilidad atribuible a los acusados.
Fueron fundamentales los informes brindados por el Cuerpo de Investigaciones Fiscales y por Departamento de Bomberos de la Policía de la Provincia de Salta, donde se detalla que la pared no cumplía con los requerimientos mínimos tanto de las reglamentaciones de la construcción como así también de las medidas preventivas necesarias tendientes a evitar consecuencias graves, ya que su caída era inminente debido a que no resistía fuerzas laterales que actúan en el plano del muro.