No ir al Mundial es un problema serio para la economía de los clubes

“No ir a Rusia sería un perjuicio para el país, como en el 70”, advierte el presidente  de River. Dice que la superliga es un avance y que los clubes deben profesionalizar su gestión.

“No ir al Mundial es algo muy serio. Es un impacto para el fútbol y la economía de los clubes. Perjudica a la marca, la imagen y también al país. No es un tema menor quedarse sin Mundial”, advirtió Rodolfo D’onofrio, en una entrevista exclusiva con el Económico. A lo largo de la charla, el presidente de River analizó la crisis de la AFA y su repercusión negativa en la Selección, la superliga y los nuevos negocios para incrementar ingresos. De entrada, subraya que muchos clubes, no todos, “están mal administrados, con gente que no termina de entender cómo es el negocio del fútbol y que llega, con todo derecho, sin la capacidad para gestionar ni para armar una estructura para hacerlo”.

Nacido hace 70 años en Ramos Mejía, D’onofrio es un economista de larga trayectoria en el mercado asegurador (en el ámbito público y privado) y también es empresario hotelero y gastronómico. Con esos antecedentes, el dirigente expresa su preocupación por la participación argentina en Rusia 2018: “Si quedamos afuera es un gran problema. Ya pasamos por esto en el 70, ya lo vivimos y es muy complicado. El fútbol argentino viene en caída, de administrar mal, con poca transparencia. Y por eso no es casualidad lo que pasa con la Selección. Ya tuvimos tres técnicos. Cuando fuimos a buscar a Bauza se hizo un casting, de una manera absurda. No es serio y nos causa desprestigio”.

-Muchos clubes argentinos están en crisis. En las ligas europeas esto no ocurre. ¿Es por la mala gestión o el modelo de liga no es rentable?

-Lamento contradecirlo. Han quebrado muchos clubes europeos y son todas sociedades anónimas. Tampoco es cierto que todas las sociedades civiles están mal administradas. En los dos lados hay clubes que están bien y mal administrados. Como sociedad civil, el club cumple una función social: más colegios, deportes, universidades y actividades culturales. Como sociedad anónima, los accionistas exigen dividendos. Y en los dos modelos se requiere superávit.

-¿Le piden superávit o éxitos deportivos?

-Las dos cosas, pero depende el club. River es un club especial, ni mejor ni peor que otros, que antepone la defensa de la actividad social y deportiva. Eso está en las entrañas del club. La responsabilidad central es de los clubes, que son los que eligen las autoridades de la AFA. Y una AFA mal gestionada perjudica a los clubes.

-Los clubes dependen de la venta de jugadores, el insumo básico del espectáculo. ¿Cómo se hace una liga competitiva y rentable cuando se exporta la materia prima?

-Los clubes bien administrados no tienen que vender jugadores. River no tiene esa necesidad. Lo que ocurre es que no podemos competir con las ligas europeas. El Barcelona recauda 650 millones de euros y River, 90. No hay manera de sostener a ciertos jugadores, porque allá cobran 5 veces más.

-¿Cómo se hace una liga atractiva ante la imposibilidad de retener a los jugadores?

-Es como el huevo y la gallina. El jugador tiene un contrato y una cláusula de salida, lo que celebro porque es su derecho. Pero la FIFA tiene que hacer algo, porque cuando empieza una liga no se puede aplicar esa cláusula y llevarse a los mejores jugadores en plena temporada. Qué le digo a los sponsors, a la TV que pagaron lo que pagaron. Se achica el espectáculo. Ahí está el caso de Alario. Una cosa es que yo venda al jugador y otra cosa es que lo lleven de prepo.

-¿Por qué la mayoría de los clubes más poderosos son europeos? ¿Cómo generan ingresos millonarios?

-Hay diferencias enormes. Pongo otra vez de ejemplo al Barcelona: recaudan 650 millones de euros y los derechos de la TV les representa entre el 25 y 30%. Con 90 millones,River percibe cerca del 10%. La diferencia es brutal.

-¿Están comercializando mal?

-Por ahí no tenemos mercado.Hay que generar un mercado. El punto de partida es que los clubes no tienen el control de la AFA, como ocurre con la Bundesliga. Esa es la idea base de la superliga, que le exige a los clubes que tengan que presentar sus balances y sus cuentas en orden.Y si no cumplen, que haya sanciones. Eso no existía antes: estaban los amigos de los dirigentes de turno.

-Los ingresos de los clubes más poderosos provienen del marketing, la TV y el match day (entradas y consumo en los días de partido). ¿Cuál es el modelo argentino?

-En el libro (ver abajo) está planteado el tema. Hay diferencias según la liga, por ejemplo el fútbol inglés está basado en el aficionado, en los ingresos por los días de partido. La entrada a la cancha en Inglaterra es cuatro veces más cara que en la Bundesliga. El fútbol alemán tiene otro criterio: recostarse más en la marca y el marketing. Pero los dos tienen la enorme ventaja de los ingresos por la televisación. Lo mismo ocurre con las ligas de España e Italia. Ahora, River y Boca tenemos la ventaja de tener los estadios vendidos a full. Y la cuota que pagan los socios.

-¿Por qué los ingresos de televisación son tan bajos?

-En comparación con otras partes del mundo es bajo.Pero eso demuestra la generosidad de la superliga. Boca y River tienen cerca del 65% del share y nos llevamos el 5% de los ingresos de TV. Pero tenemos más ingresos por el marketing, la marca, la venta de tickets y más abonos vendidos, porque tenemos más hinchas. En cuanto a la TV, dentro de dos años vencen los derechos internacionales cedidos por los clubes a la AFA. Cuando haya que renovarlo, está la oportunidad de trabajar en un mejor producto, porque no es lindo ver un partido por TV con estadios vacíos.

-¿El espectáculo no tiene que ver con la calidad del fútbol?

-En la Argentina, los visitantes no pueden ir y entonces se ven tribunas vacías. Eso no pasa con Boca o River, pero el espectáculo tiene mucho que ver con la gente, con el marco.

-Recién empieza la superliga. ¿Es un buen negocio?

-Tengo la esperanza de que sea un camino nuevo, un campeonato serio. Por lo pronto, ya sabemos qué días jugamos, se pueden programar los partidos, las campañas y las giras. Y existe un fair play financiero, que es importante. Antes, había clubes bien administrados y otros que estaban endeudados con todo el mundo.¿Qué pasaba? El que andaba bien podía terminar en la B y el otro, continuar en Primera, porque se endeudaban con la AFA sin interés. En la superliga está pensado para que no ocurra.

-¿Cuál es la situación financiera de River? ¿Cómo es la gestión?

-Para nosotros no existe la casualidad sino la causalidad. Cuando llegamos, el club tenía $300 millones de deuda y se sumaban $130 millones anuales. Para sacarlo de esa situación tuvimos que gestionar y renegociar las deudas. Para acompañar a la dirigencia sumamos a varios altos ejecutivos de empresas como IBM, Banco Macro y Aeropuertos 2000. Tenemos los mejores profesionales para distintas áreas y profesionalizamos la gestión. Hoy damos superávit. Hay dos formas de encarar los problemas: demagógicamente o ir al hueso. Y decidimos enviar señales claras.


 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*