carg

Obispos piden que la escuela siga enseñando religión

Autoridades de la Iglesia de Salta, Cafayate, Orán y Humahuaca opinaron que “quitar a la fuerza el nombre de Dios de las mentes de los niños” no es progreso.

Los obispos de Salta, Cafayate, Orán y Humahuaca emitieron ayer un comunicado para pedir que se siga enseñando religión en las escuelas públicas de la provincia y opinaron que “quitar a la fuerza el nombre de Dios de las mentes de los niños no es ningún progreso, sino lo contrario”.

Los religiosos se manifestaron sobre el recurso de amparo colectivo que iniciaron padres salteños que quieren que la educación pública sea laica y que los chicos no tengan que estudiar religión o rezar dentro del horario escolar, como ocurre actualmente.
El obispo prelado de Humahuaca, Pedro Olmedo Romero; el de Cafayate, José Demetrio Jiménez; el de Orán, Gustavo Zanchetta, y el arzobispo de Salta, Mario Cargnello consideraron que: “Más que una garantía para quienes optan por no recibir la enseñanza religiosa, lo que está previsto, en realidad se persigue que los que mayoritariamente la solicitan no puedan recibirla”.

Los padres que iniciaron el reclamo sostienen que la educación confesional en la escuela pública genera discriminación porque los niños que deciden con sus familias no participar de la clase de religión tienen que quedarse afuera del aula y se genera una división con el resto de sus compañeros.

“La enseñanza religiosa en las escuelas salteñas no es una creación reciente ni una imposición violatoria de las libertades. Existe desde 1886 y se encuentra en todas las leyes educacionales salteñas, aplicando la integralidad educativa, en coherencia con nuestra cultura y en uso de la autonomía provincial en materia educativa”, manifestaron los obispos.

La demanda iniciada por los padres debe resolverse en la Corte Suprema de Justicia de la Nación. En marzo, el fiscal procurador ante el máximo tribunal del país, Víctor Abramovich, emitió un dictamen sobre el caso en el que consideró que dar religión como parte de la currícula en establecimientos públicos es discriminatorio para los que no comparten la fe católica. Abramovich opinó que la materia de religión debería dictarse fuera del horario escolar.

En el comunicado que difundieron ayer, los obispos aseguraron que: “El modelo actual se adecua al derecho internacional y es respetuoso de las decisiones de los padres y de las demandas de los niños. El pluralismo religioso está garantizado en los contenidos que se enseñan. También en la provisión de maestros de diversas confesiones. La enseñanza religiosa se encuentra en otras provincias argentinas y en numerosos e importantes países del mundo”.

Los obispos se expresaron sobre el tema cuando pasaron siete años desde que se inició el reclamo judicial de los salteños que creen que enseñar conceptos del catolicismo como parte de los contenidos obligatorios de la escuela pública lesiona la libertad de culto. “No es aceptable imponer una religión determinada, pero tampoco suprimirlas a todas en la educación común. Se trata de conocerlas y enseñar a convivir creativamente. La pluralidad de voces tiene vigencia real cuando se las armoniza, no cuando se impone el silencio a unas o a todas”, sostuvieron los obispos.

El escrito agrega que: “La Iglesia Católica no busca imponerse en la conciencia de los niños, pero defiende el ejercicio de la libertad religiosa y la educación integral de los niños… Por ello no está de acuerdo con la supresión de los conocimientos religiosos en la escuela salteña”.

Fuente: El tribuno Salta