_96919260_gettyimages-89594293

“Occidente femenino” contra “macho alfa ruso”: lo que la historia del famoso bailarín Rudolf Nureyev puede explicar sobre la Rusia actual

El famoso ballet Bolshoi, con sede en Moscú, no había estrenado una obra tan tarde desde los tiempos de la Unión Soviética.

Así que cuando se conoció la noticia de que había decidido estrenar en mayo de 2018 “Nureyev”, su nueva obra, los rumores comenzaron a esparcirse.

El jefe del Bolshoi señaló que la obra era tan compleja que no estaba lista.

Pero hay otra teoría, que con los días va ganando vigencia: que el bailarín Rudolf Nureyev, quien asombró al mundo y definió una nueva era de la danza, fue demasiado abiertamente homosexual para la Rusia actual.

El teatro ha negado semejante argumento. De hecho, ellos sabían la historia de Nureyev cuando comisionaron la obra al ballet.

Sabían de sus amores y de su muerte a causa del virus del SIDA.

Entonces, ¿por que ahora tantas personas no creen la versión oficial?

La homofobia es moneda corriente en Rusia. Los derechos de los gays son tratados como “un valor Occidental“, que nadie quiere imponer.

Rudolf NureyevDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionRudolf Nureyev es considerado uno de los mejores bailarines de ballet de la historia.

“Rusia tiene una cultura distinta, diferentes valores”, argumentan desde políticos hasta figuras religiosas. La tolerancia parece que no está incluida entre esos valores.

Los intentos de montar eventos como la marcha del Orgullo Gay han terminado en golpizas y arrestos.

Los comandos antigays han observado fechas y eventos solo para que, en el momento en que los asistentes llegan, atacarlos y filmarlos.

En Chechenia, por ejemplo, hace poco emergieron reportes de que docenas de hombres homosexuales fueron rodeados y torturados por la policía.

Ahora bien, incidentes como el de Chechenia son excepcionales.

Pero lo que sí parece es que el aumento de la homofobia ha llegado a la par del sentimiento antioccidental, que está mucho más generalizado en el país.

Sentimientos que hacen parte de un extenso rechazo al caos -que otros consideran libertad- que se vivió en en los años 90.

Presidente de EE.UU. y de RusiaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl presidente de Rusia, Vladimir Putin y de de EE.UU., Donald Trump durante la reunión del G20 en Hamburgo, Alemania.

Esa década es ahora dibujada como el tiempo en que Occidente arruinó el show en este país, supuestamente “forzando” la introducción de sus valores extranjeros en una Rusia débil después del colapso de la Unión Soviética.

Ahora que el país ha recuperado su firmeza, quiere sacudirse esa “dominación”.

Todo esto, liderado por la última versión del “macho alfa”: Vladimir Putin.

Para sus seguidores, Putin es un cinturón negro de judo que se está haciendo cargo del degenerado, débil y definitivamente femenino Occidente.

Él es el presidente que se quita la camisa y monta a caballo. El que desciende a las profundidades en submarinos y pilotea veloces aviones de guerra.

Las imágenes llenas de acción y adrenalina del presidente se pueden ver en suvenires como tazas y otros objetos a la venta en varias tiendas de Moscú, así que cualquiera puede tener uno de esos momentos presente mientras se toma el café.

orgullo gay en RusiaDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionMuchos eventos que apoyan a la comunidad gay en Rusia han terminado en enfrentamiento con la policía.

Y ha sido en la era Putin que Rusia ha extendido su músculo militar también. Ya sea poniendo aviones de guerra o lanzando misiles en Siria o haciendo circular largas filas de tanques a través de la Plaza Roja, este país quiere ver que aún sigue siendo poderoso.

Así que no causa ninguna sorpresa que Vladimir Putin sea además un gran fanático del “manspreading” o despatarre masculino.

En ruedas de prensa o reuniones para recibir presidentes de otros países, sentarse con las piernas abiertas es una de las poses favoritas de Putin.

En la reunión del G20 en Hamburgo, él y el presidente de EE.UU. parecían compitiendo para ver cuál de los dos abría más las piernas mientras estaban sentados.

No es generalizado

Todo esto, claro, es un bosquejo a grandes trazos. Rusia no es solo hombres que quieren imponer el reinado de la testosterona, sino un lugar lleno de variedad y matices.

Si no fuera así, el jefe del ballet más famoso del mundo, que queda precisamente en Rusia, nunca hubiera escogido hacer una obra sobre Nureyev.

Afiche de NureyevDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl ballet Bolshoi señaló que “Nureyev” será estrenada en mayo de 2018.

Y el director de la obra nunca hubiera decidido incorporar escenas de amor, hombres vestidos como “drag queens” y mucho menos un desnudo frontal de la estrella soviética.

Uno de los bailarines con los que hablé dijo que “Nureyev” ha sido la obra de ballet más importante en la que ha trabajado, precisamente por los temas que toca.

Pero teme que la producción sea muy radical para el Bolshoi, que como una tienda de antigüedades está llena de viejas y muy admiradas piezas.

El Bolshoi ha prometido que “Nureyev” se estrenará son censuras a comienzos de mayo próximo.

Si lo hace, quizás el presidente Putin asista. Se podrá sentar en primera fila, ojalá sin despatarrarse, y demostrar que considera al legendario bailarín como un gran ruso que merece ser celebrado, sin importar cuál haya sido su orientación sexual.