transporteterrestre

Opuesto al tráfico aéreo, cae el transporte terrestre en Salta

Las líneas de avión de bajo costo le restan competitividad a las empresas de colectivos, que hasta suprimieron frecuencias.

Sin datos específicos, ya que el departamento estadístico de la CNRT (Comisión Nacional de Regulación del Transporte) no actualiza datos desde 2015, los trabajadores de la terminal de ómnibus local afirman que la situación de ese tipo de servicio experimenta una crisis que podría redundar en nuevos despidos y medidas de remisión por parte de los empresarios que operan el sector.

En una recorrida realizada por este medio en la terminal de ómnibus se corroboró que el movimiento es visiblemente menor en las boleterías y estaciones de embarque y arribo de pasajeros, si se lo compara con años recientes. La percepción se corrobora con los aportes brindados por los trabajadores del lugar: ha mermado la cantidad de pasajeros que sale en cada unidad y algunas firmas resolvieron suprimir algunos horarios de prestaciones a Buenos Aires, Mendoza y Córdoba.

Tras la temporada alta de verano, se disminuyeron las ofertas para viajar hacia otras ciudades del país. Anteriormente, muchas empresas tenían salidas hacia esas plazas diariamente, mientras que en la actualidad los viajes ofrecidos son cada dos días. Cierto es que aún hay horarios diarios, sucede que las distintas empresas alternan la prestación, cosa que no sucedía antes cuando cada firma tenía arribos todos los días hacia las capitales provinciales y ciudades más pobladas.

Apuntan que los viajes al interior provincial, en su mayoría, se mantienen en buen número, tanto de pasajeros como de salidas. Los Valles Calchaquíes, la zona de Anta y el Valle de Lerma son los principales puntos. Las excepciones son las conexiones con el norte -Orán, Tartagal, Pichanal, Embarcación y Salvador Mazza, principalmente-, en las que se observan colectivos con capacidad para más de sesenta pasajeros que parten con menos de la mitad de las butacas vendidas.

Las partidas hacia y desde provincias vecinas también se mantienen en un número aceptable, aunque por debajo de lo que venía sucediendo en los últimos tiempos. Tucumán y Jujuy son los destinos que más se vinculan con Salta, y en un segundo orden aparecen Catamarca, Santiago del Estero y Formosa. Conforme a la observación de quienes todos los días ejecutan tareas en la terminal local, los viajes hacia Jujuy son los que más se resintieron en los últimos meses.

Los trabajadores consultados, que fueron desde vendedores de ventanilla hasta encargados de las plataformas y oficinistas de la CNRT en la terminal de Salta, coincidieron en que uno de los principales factores que explican la situación actual es la aparición de ofertas de bajo costo en el mercado aéreo, una competencia indirecta pero que acarrea consecuencias directas porque resulta un servicio sustituto. Un viaje ida y vuelta en colectivo a Buenos Aires en clase ejecutiva, por estos días, cuesta alrededor de 2.500 pesos, prácticamente lo mismo -y hasta levemente más caro- que hacerlo en avión.