Otra testigo “acosada” complicó a Mangeri

Ni Jorge Mangeri ni su esposa, Diana Saettone, quisieron pasar por el escarnio que representaba tener que escuchar a la empleada de una inmobiliaria de Palermo afirmar ante los integrantes del Tribunal Oral Criminal N° 9 que el portero del edificio de Ravignani 2360 le ofreció 100 pesos para ir al sótano.

Mangeri prefirió quedarse en el penal de Ezeiza y, aclaró a través de abogado, sólo asistirá a las audiencias cuando tenga que hacer alguna declaración. Tampoco concurrieron ni su esposa ni los familiares de Saettone que lo habían apoyado de manera incondicional.

Con el testimonio de la ejecutiva de ventas de la inmobiliaria, sumaron cinco los casos en los que quedó al descubierto el perfil de supuesto acosador de Mangeri. Si bien estos hechos no lo vinculan directamente con el homicidio de Ángeles Rawson, ocurrido el 10 de junio de 2013, servirían para derrumbar la imagen de portero servicial y leal que el encargado había gestado entre los vecinos del edificio.

María Esther Hernández, de 52 años, fue la primer testigo en declarar. Recordó que se dedica a buscar lotes y propiedades para la inmobiliaria y que el día del incidente estaba recorriendo la calle Ravignani, entre Paraguay y Santa Fe.

“Había un encargado que estaba barriendo la vereda. Como siempre hay alguien que aporta datos, me acerqué. Luego de escucharlo, le entregué una tarjeta”, expresó la mujer, ante una pregunta del fiscal Fernando Fiszer.

Luego, la empleada de la inmobiliaria recordó la reacción de Mangeri después que le entregó la tarjeta.

“Me llamó por mi nombre. Mi tarjeta está membretada. El encargado me llamó y me dijo: «Esther». Cuando regresé, Mangeri me dijo que tenía cien pesos y me preguntó si quería ir al sótano. Le dije algunas malas palabras y me fui”, recordó la mujer.

Cuando el abogado Pablo Lanusse, quien representa a la familia de la adolescente asesinada, le preguntó qué reacción tuvo Mangeri ante sus insultos, la testigo respondió: “Ninguna. Levantó los ojos y siguió barriendo”.

Deja un comentario