Peligrosa disposición de los residuos patológicos en el San Bernardo

En el hospital se desecha la basura clínica en un depósito que no cumple con las normas básicas de higiene y salubridad establecidas por el Proficssa. La gerencia del nosocomio reconoce esta situación.

La peligrosidad que conlleva el tratamiento de residuos patógenos exige una serie de cuidados que en el hospital San Bernardo se están omitiendo. Fotos y denuncias de trabajadores del nosocomio, recopiladas por El Tribuno, dan cuenta de que los desechos clínicos en este establecimiento son dispuestos en un depósito sin respetar normas básicas de seguridad e higiene.

Las bolsas de color rojo en las que se descartan jeringas, gasas, ampollas y demás materiales clínicos usados, son acopiadas en un sector al aire libre, sobre el piso y junto a residuos comunes.

“Las bolsas con residuos patógenos quedan expuestas a que los perros callejeros y los gatos las rompan y se contaminen con los elementos usados en los quirófanos”, dijo a este medio una enfermera, quien prefirió reservar su identidad por temor a represalias.

Advirtió que estos animales conviven con los pacientes y el personal del hospital, con los riesgos que esto conlleva.

La resolución 517/06 de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Provincia establece las prácticas para la manipulación, almacenamiento, transporte y operación de residuos sanitarios.

La normativa exige que los desechos patógenos se almacenen en contenedores instalados en un depósito. También enfatiza que “no está permitido estibar directamente sobre el suelo bolsas o cajas con residuos sanitarios”.

Ninguna de estas dos obligaciones, marcadas en la resolución ministerial, se cumple en el hospital San Bernardo, como muestran las imágenes del depósito. Asimismo, se ignora la recomendación fundamental de la normativa de que el lugar de acopio de basura esté en “buenas condiciones de higiene”.

Reconocen la situación

Consultado por El Tribuno, el gerente del hospital, Hugo Sarmiento Villa, reconoció que las bolsas de los residuos patógenos se depositan sobre el piso y en un sector que no está acondicionado bajo las normas exigidas por el Programa de Fiscalización y Control de Calidad de Servicios de Salud (Proficssa), que es el organismo que regula cómo deben ser las instalaciones de los centros médicos.

Sin embargo, Sarmiento Villa señaló que ya se dispuso el presupuesto para construir un depósito para los desechos clínicos.

“El Proficssa ya aprobó los planos del proyecto”, aseguró el gerente, y explicó que el depósito estará ubicado en la parte posterior de la guardia del hospital, donde ahora se almacena la basura.

La recolección de los residuos patológicos desde el nosocomio está a cargo de la empresa
DGM (Dangerous Good Management), que está radicada en el Parque Industrial de Salta, donde se efectúa el tratamiento de los desechos. La basura se recoge todos los días y el material tratado se cobra por kilo, según dijo Sarmiento Villa.

www.eltribuno.info

Deja un comentario