Pese a las advertencias de Madrid, el Parlamento catalán dio otro paso hacia el referéndum independentista

Rajoy se reunirá hoy con el líder  socialista Pedro Sánchez, para ratificar el frente común contra la estrategia de los separatistas.

El Parlament de Catalunya dio ayer un paso clave en aras de la independencia de esa región de España, con la aprobación de una ley que da amparo al referéndum secesionista previsto para el 1° de octubre. La decisión del Legislativo catalán, que el Gobierno español había pedido anular al Tribunal Constitucional (TC), fue tomada por la mayoría conformada por bancadas independentistas.

Con este nuevo paso, los independentistas catalanes parecen no temer las sanciones y las advertencias de Madrid y avanzan hacia una consulta que puede ser determinante para su futuro, cualquiera sea el resultado.

La ley del referéndum obtuvo 72 votos a favor, provenientes de los grupos independentistas, Junts pel Sí (JxS, la coalición gobernante que integran Convergencia Democrática y Ezquerra Republicana de Catalunya) y los anticapitalistas de la CUP. No hubo ningún voto en contra y se registraron 11 abstenciones.

Por su lado, los diputados de las bancadas de oposición, que integran los liberales de Ciudadanos, el Partido Socialista de Cataluña y el conservador Partido Popular, abandonaron el hemiciclo antes de la votación, dejando algunos de ellos sobre sus escaños vacíos banderas catalanas y españolas.Poco después de que la consulta independentista recibió la luz verde del Parlament, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, pidió un informe urgente al Consejo de Estado (máximo órgano consultivo del gabinete) sobre la ley del referéndum. El mandatario presentará hoy un nuevo recurso contra esa iniciativa en el Constitucional.

También el rey Felipe VI se mantuvo en contacto con Rajoy y ambos dialogaron acerca de las implicancias de la sesión de ayer del Parlament de Catalunya.

El Gobierno central y el Tribunal Constitucional insisten en que un referéndum sobre la independencia es ilegal porque la Constitución española lo impide, pero las autoridades catalanas han mantenido su voluntad de convocarlo.

Antes de que comenzara el debate de ayer, Rajoy pidió al Constitucional que, con la mayor contundencia y urgencia posibles, declarara nula la decisión de la Mesa de la Cámara de tramitar la propuesta legislativa. La sesión transcurrió de manera accidentada, con interrupciones y enfrentamientos dialécticos entre la presidenta del Parlament, Carme Forcadell (de JxS), y los portavoces de los partidos contrarios a la independencia, quienes trataron de impedir la tramitación de la norma.

Ciudadanos, PSC, Partido Popular y Sí Que Es Pot (izquierda) reprocharon a Forcadell por negarse a leer el informe de los letrados del Parlamento, contrario a la tramitación. También se negó a tramitar algunas enmiendas presentadas al conjunto del texto.

En Madrid, en tanto, la vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, argumentó que se están vulnerando las sentencias constitucionales que establecían la prohibición de cualquier acción orientada a la celebración del referéndum soberanista. “La Generalitat (Gobierno regional catalán) se acerca más a una dictadura que a una democracia. Su actitud es propia de otras latitudes”, dijo la vice.

“No he pasado nunca tanta vergüenza en mi vida democrática”, sostuvo Sáenz, quien además calificó de “bochornosa y vergonzante” la sesión del Parlament.

Por su parte, el presidente del Ejecutivo catalán, Carles Puigdemont, acusó a la vicepresidenta del Gobierno español de “amenazar e insultar” a todos los catalanes, en especial a quienes quieren votar el 1° de octubre.

Rajoy se reunirá hoy con el líder socialista Pedro Sánchez, para ratificar el frente común contra la estrategia de los separatistas.


 

Deja un comentario