Por una Nochevieja de película

Una selección de diez filmes en los que el Fin de año es protagonista o un elemento clave.

A 2015 le quedan minutos. Otra vez el champán y las uvas. Si estás harto de los cotillones, de los atracones y de los espectáculos de Nochevieja de la televisión, te proponemos estas diez películas para empezar un 2016 de cine.

1. El apartamento (Billy Wilder, 1960).

No es mal propósito de Año Nuevo descubrir (o revisionar) esta joya con mayúsculas del séptimo arte protagonizada por Jack Lemmon y Shirley MacLaine. C.C Baxter (Lemmon) es un modesto y gris empleado de una gran empresa de Manhattan que para ganarse una buena posición y el favor de sus jefes, les presta su pequeño apartamento para encuentros amorosos extramatrimoniales. Hasta que el amor, como siempre, lo complica todo. La culpable de sus desvelos es una ascensorista (MacLaine), que además resulta ser la amante de uno de los superiores a lo que les cede su hogar para sus escarceos. El final de la historia (feliz o no), se desencadena una fiesta de Fin de año.

2. El diario de Bridget Jones (Sharon Maguire, 2001).

La encantadora Bridget (Renée Zellweger) no solo es el mayor exponente cinematográfico de los propósitos (incumplidos) de Año Nuevo. Una de las escenas más divertidas de la cinta protagonizada por la antiheroina londinense, se produce en una fiesta para despedir el año. Por el efecto de unas cuantas copas extras de champán, Bridget se sube al escenario para deleitar a sus compañeros de trabajo con una canción poco propicia. Al día siguiente únicamente le quedan el ridículo y la resaca.

3. Cuando Harry encontró a Sally (Rob Reiner, 1989).

Fue una Nochevieja cuando Harry (Billy Cristal) comprendió que estaba enamorado de Sally (Meg Ryan) muchos años de amistad después de conocerse. Esta escena mítica de la comedia romántica contiene  una de las declaraciones de amor más recordadas del séptimo arte. Sin llegar a ser apta para diabéticos, esta cinta sobre las idas y venidas de dos amigos que se enamoran es una de las más realistas que ha dado el género. Y no porque sea Año Nuevo.

4. Mi gran noche (Álex de la Iglesia, 2015).

La propuesta más reciente de la lista es española y muy disparatada. En la última película de Álex de la Iglesia la estrella invitada es el incombustible Raphael y los protagonistas, como Blanca Suárez, Mario Casas, Pepón Nieto, Hugo Silva o Carmen Machi, padecen una serie de pequeñas catástrofes mientras graban un programa de Fin de año para la televisión. En pleno verano.

5. Tú y yo (Leo McCarey, 1957). 

Clásico del melodrama romántico con Gary Grant y Debora Kerr que supuso un remake de un filme del mismo nombre que dirigió el propio McCarey en 1939. Un atractivo playboy (Grant) y una cantante (Kerr), ambos comprometidos, se conocen y viven un apasionado romance durante un viaje en un lujoso transatlántico. Pero se separan, eso sí, con la promesa de volver a verse seis meses depués en la cumbre del Empire State si siguen sintiendo lo mismo el uno por el otro. Casualidades de la vida, ese día en Nochevieja.

6. Noche de fin de año (Garry Marshall, 2011).

El título lo dice todo: historias que se cruzan y conflictos que se solucionan la última noche del año con un intenso y previsible clímax en torno a Times Square: un hombre (Robert De Niro) que está terminal, otro que odia estas fechas (Ashton Kutcher), una mujer de negocios (Michelle Pfeiffer) que quiere cumplir sus propósitos, y otra mujer (Hilary Swank) que produce un espectáculo en el centro de Manhattan.

7. El crepúsculo de los dioses (Billy Wilder, 1950).

Billy Wilder se merece hacer doblete en esta lista, esta vez con una cinta de cine negro que trata con magistral socarronería la decadencia de Hollywood. Joe Gillis (William Holden) es un mediocre escritor que, acosado por las deudas, llega casualmente a la mansión de Norma Desmond (Gloria Swanson), antigua estrella del cine mudo. Es en una fiesta de fin de año cuando Gillis descubre que la actriz está enamorada de él… Y ahí comienza la catástrofe.

8. Algo para recordar (Nora Ephron, 1993).

Meg Ryan vuelve a ser la protagonista de una comedia romántica con transfondo de cambio de año, aunque más edulcorada queCuando Harry encontró a Sally y acompañada por otro actor clásico del género: Tom Hanks. Annie, una joven periodista a punto de casarse, decide investigar quién es el hombre viudo y con un hijo cuya sensibilidad tanto la atrajo cuando lo escuchó en un programa de radio. La cita de los protagonistas la noche de Fin de año en lo alto del Empire State es un guiño a la película clásica favorita de Annie. Sí, Tú y yo.

9. No controles (Borja Cobeaga, 2010).

Otra película que culpa a la Nochevieja de todas las catástrofes. Sergio (Unax Ugalde) no podía acabar peor el año. Se encuentra atrapado por la nieve, con todos los vuelos para volver a casa cancelados, y con visos de tomarse las uvas en un hotel de carretera con un variopinto grupo de compañeros de viajes. Lo peor: su exnovia, Bea (Alexandra Jiménez), se va a Alemania sin que él pueda hacer nada por evitarlo.

10. Four Rooms (Allison Anders, Alexandre Rockwell,Robert Rodriguez, Quentin Tarantino, 1995).

Un hotel puede ser el mejor lugar para pasar la última noche del año, excepto si el refugio en cuestión es tan decadente como el de esta cinta. La peor parte se la lleva el botones (Tim Roth), quién tiene que lidiar con los huéspedes de cuatro habitaciones: unas brujas, un hombre que apunta con un revólver a su mujer atada a la cama, un gángster y su mujer que le piden que cuide a sus hijos, y dos hombres en medio de una peligrosa apuesta.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*