Premios EMMY 2017: ‘Stranger Things’ y ‘Westworld’ arrancan su duelo

Los premios Emmy 2017 se ven en televisión el próximo domingo, 17 de septiembre. El documental ’13th’ de Anna du Vernay triunfó en los Emmys técnicos. Netflix se puso a la altura de HBO en número de premios.

Los premios Emmy 2017 se ven en televisión el próximo domingo, 17 de septiembre. Pero la industria de la televisión lleva dándo estatuillas desde el sábado, porque son tantos que hacen falta tres días para darlos todos. En dos galas, sábado y domingo, en el teatro Microsoft de Los Ángeles, Hollywood premió a todos los que no salen en cámara pero hacen de las series lo que son.

La ausencia este año de Juego de Tronos, que no calificó para los Emmy por una cuestión de fechas, ha convertido la categoría de drama en un duelo apasionante en la que compiten hasta cinco series nuevas con posibilidades: The Crown, Westworld, Stranger Things, The Handmaid’s Tale y This is us. En los premios técnicos otorgados este pasado fin de semana, Westworld y Stranger Things se llevaron cinco cada una y dejaron claro que son las favoritas para repartirse todo lo que Juego de Tronos ha dejado temporalmente sobre la mesa. El premio al mejor diseño de producción para The Crown puede indicar que es la tercera en discordia. Hay que recordar que la serie sobre la reina Isabel de Inglaterra ya venció a las otras dos (y a Juego de Tronos) en los Globos de Oro, el pasado mes de enero.

La batalla entre Westworld y Stranger Things también es la punta de lanza de un duelo más general, entre HBO y Netflix. La plataforma por internet se ha puesto al lado del gigante de la televisión por cable este año. El año pasado, HBO tuvo 94 nominaciones y Netflix era el segundo con 54. Este año, HBO tiene 111 y Netflix 91. Tras una enorme apuesta de Netflix por el contenido propio, con gastos de 6.000 millones de dólares al año en series y películas nuevas, se codea con los grandes estudios de Hollywood. Con los premios del sábado y el domingo, HBO lleva 19 y Netflix 16. Para hacerse una idea de la hegemonía de estas dos firmas, el siguiente es NBC con 9 premios (y 5 de ellos son de Saturday Night Live, no de series).

Solo hubo un punto político en las dos noches de ceremonia. La jefa de casting de Stranger Things, Carmen Cuba, se declaró especialmente orgullosa de recoger el premio como “norteamericana de primera generación hija de un inmigrante peruano”. Lo decía en el contexto de la decisión del Gobierno de Donald Trump de acabar con un programa que protegía de ser deportados a inmigrantes irregulares traídos por sus padres cuando eran menores. Cuba pidió “mantenerse juntos y pelear por la protección y la aceptación de nuestros vecinos”.

Especialmente interesante este año era la categoría de documental. El gran triunfador es 13th, la historia de la opresión de los afroamericanos en Estados Unidos desde la esclavitud, contada por Anna du Vernay para Netflix. El documental se llevó cuatro premios y dejó a OJ: Made in America y a The Beatles: Eight Days a Week con dos premios cada uno (aunque el extraordinario documental de ESPN sobre OJ Simpson se llevó mejor dirección y mejor montaje).

Veep, la bandera de HBO en el género de comedia, ganó los premios de mejor casting, diseño de producción y fotografía para series de media hora de una sola cámara. Master of none, la revelación de Aziz Anzari en Netflix, ganó un premio al montaje. El domingo se la juegan con Atlanta (que ganó el Globo de Oro), y los clásicos Modern Family y Silicon Valley.

Big Little Lies se confirma como una de las series más cuidadas del año, con premios al vestuario, a la supervisión musical (la selección de canciones) y al casting, esa colección de mujeres de las que quieres saberlo todo. El domingo, Big Little Lies va a jugarse el puesto de serie corta del año con The Night Of, otro casting monumental, con John Turturro y Riz Ahmed, que se llevó cuatro premios. Una sucede en una cárcel, la otra en mansiones abiertas al Pacífico en la costa de California, y las dos son igual de asfixiantes. Y además están Fargo, Feud: Bette and Joan (con Jessica Lange y Susan Sarandon haciendo de las megadivas Bette Davis y Joan Crawford) y Genius (la serie de National Geographic sobre Albert Einstein). En las categorías de mejores intérpretes invitados en drama fueron para Alexis Bledel (The Handmaid’s Tale y Gerald McRaney (This is us).

Un momento especialmente celebrado de estos Emmys menores fue el premio a la mejor actriz invitada en un programa de comedia para Melissa McCarthy. Su imitación huracanada de Sean Spicer, el exportavoz de la Casa Blanca de Donald Trump, en Saturday Night Live ha sido una sensación, al mismo nivel que la imitación del presidente que hace Alec Baldwin. El Spicer de McCarthy, con el pelo aplastado, el ceño fruncido y gritando enfurecida a los periodistas es una de las imágenes televisivas del año en Estados Unidos, justamente premiada. En la categoría de actor invitado en comedia el vencedor fue Dave Chapelle por su participación también en Saturday Night Live en el primer programa que se emitió tras la elección de Trump.

En total, Saturday Night Live, el programa de variedades revivido gracias al momento político de Estados Unidos, se llevó cinco premios. Aparte, el mejor especial de variedades fue el Carpool Karaokede James Corden y la mejor dirección de programa especial de variedades fue para Glenn Weiss por la realización de los Oscars. Sí, esos. Weiss es el director también de la gala de los Tony y de los propios Emmy, el próximo domingo.

Deja un comentario