Presentan el libro infantil “Palabras aladas”

Será hoy, a las 19, en la Fundación Salta. Incluirá un show de magia y de teatro. La entrada es libre y gratuita.

 

¿A dónde van los conejos cuando el mago los hace desaparecer durante un pase de magia? Para cada pregunta hay una respuesta inaplazable de la literatura, y en el caso de “Palabras aladas” más creativa que pensar en el doble fondo de una galera.

 

La imagen puede contener: texto

El libro de la profesora de Letras Magdalena Colombo se presentará hoy, desde las 19, en la Fundación Salta (General Güemes 434). La entrada es libre y gratuita y la historia se narrará con la proyección de imágenes. Además actuarán el Mago Pabloski y el elenco de “Alicia en el País de las Maravillas”, de La Morisqueta.

Elvio Alanís aportará su mirada acerca de por qué ocurre un eclipse, cómo se forma un arcoíris y qué es un cometa. Todos contribuirán a recrear la ilusión que habita las páginas del tercer libro publicado por los hermanos Colombo, ahora bajo el sello de la editorial Abresoles.

Magdalena vio en la mascota tradicional de los magos, el conejo blanco, a Andy, un viajero interestelar que por la ocurrencia de fenómenos astrofísicos desde una aldea española del 1300 irrumpe en un banquete de la corte inglesa del 1700, una ceremonia del Inti Raimi durante el imperio incaico y las agitadas páginas de “Alicia en el País de las Maravillas”.

Tal travesía solo pudo pergeñarla la mente de una persona que pasó su vida entera entre literatura y música. De hecho “Palabras aladas” es un musicuento, esa propuesta que a través de un CD recupera el afecto del narrador y el estar envuelto por las voces de los personajes. Magdalena trabajó con sus hermanos: Patricia (40) e Ignacio (40), abogados; Fátima (36), profesora de Letras; y María Victoria (32), licenciada en Comunicaciones. También colaboró su padre, Patricio Colombo. Acerca de su motivación para escribir, Magdalena señaló: “Desde que nacimos estamos rodeados de libros. Mi papá es un lector empedernido y cuando almorzábamos o cenábamos siempre nos leía algún libro, realmente respiramos cultura literaria y musical”.

La primera obra la publicaron el año pasado, también merced a un subsidio del Fondo Ciudadano. “De raíces gigantes, vegetales parlantes y caballos sonantes” incluía cuatro cuentos. “Semillas de mandarina” tenía una clara intertextualidad con el clásico “Las habichuelas mágicas”, de Andersen, salvo que en el texto de estas latitudes y estos tiempos una niña plantaba semillas de mandarina en una maceta de su departamento.

Ya con “Simples alegrías”, destinado a niños menores de tres años, buscaron con texturas y colores “rescatar algunas cosas sencillas que producen alegría infinita en los niños”. Ahora el eje temático son el vuelo literario y el viaje.
“Está el tema central del viaje y de todo lo lindo que te sucede porque salís de tu realidad, conocés a otra gente y volvés mejorado y diferente”, definió Magdalena.

 

Un extenso trabajo

El libro contiene bellas ilustraciones del dibujante Gerardo Romano, a quien los hermanos Colombo conocieron en 2016 cuando buscaban un ilustrador para su primer libro. Luego de ver su trabajo se fidelizaron a él. “Nos encantan sus dibujos y la actitud que tiene él de involucrarse y proponer ideas. Lo consideramos un miembro más de la familia”, contó Magdalena.

El CD que acompaña al libro incluye una versión adaptada del original y de ella participaron músicos y actores. La propuesta busca llegar a niños ciegos, que podrán así disfrutar de la literatura.

 

Nuevo tiempo

 

Magdalena comentó que escribir para niños implica una osadía mayúscula. “En este tiempo en que ellos están apegados a internet es un desafío darles una propuesta de arte combinado: escuchar la historia y leerla”, dijo.
Pero confía, así como el conejo Andy. “Aunque no comprendía en absoluto lo que había ocurrido, confiaba en la fuerza de los hechizos del mago y sabía que las palabras hacen cosas maravillosas. Estaba seguro de que el ‘abracadabra’, que venía de tiempos de los antiguos magos caldeos, era poderoso”, contó.

 


 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*