Protesta de presos en todo el país por el régimen de salidas transitorias

Presos alojados en el Penal de Villa Devoto, en la ciudad de Buenos Aires, y otras cárceles federales iniciaron ayer una huelga de hambre en protesta por un proyecto de ley que modifica el régimen de salidas transitorias.

Además de la huelga, los internos realizaban batucadas para oponerse a la reforma de la ley 24.660 que impulsa el gobierno tras las repercusiones del crimen de la joven entrerriana Micaela García, ocurrido en la ciudad de Gualeguay.

La cuestión es que el hombre que confesó el crimen, Sebastián Wagner, había sido beneficiado con ese régimen y salió en forma anticipada de la cárcel en la que cumplía condena por dos violaciones.

En Devoto, las protestas eran protagonizadas por internos alojados en los pabellones 5 y 6, indicaron fuentes del Servicio Penitenciario Federal (SPF).

En la cárcel porteña comenzaron las protestas este lunes con la quema de ropas de cama y batucadas. El proyecto modifica la ley 24.660 de ejecución de la pena privativa de la libertad y, entre los puntos más importantes, agrega delitos al artículo en el que se establece en qué casos el detenido no puede acceder al beneficio de la libertad anticipada. Entre los que agrega el proyecto, están todos los delitos contra la integridad sexual seguida de muerte previstos en el Código Penal (actualmente hay una sola figura de este tipo de crímenes en la ley), así como el homicidio simple, que hasta el momento no estaba contemplado.

Protesta en Coronda

Otra protesta similar, pero en ese caso contra un decreto del gobierno de Santa Fe que endureció requisitos para las salidas transitorias de los presos, era protagonizada por presos de la Cárcel de Coronda.

La medida de fuerza comenzó el 12 de abril e implica la no asistencia de los internos a los talleres, así como las tareas de limpieza y de cocina.

Lilian Echegoy, de la Coordinadora de Trabajo Carcelario (CTC), advirtió que el decreto fue declarado inconstitucional por una jueza santafesina y que por su aplicación “se ha generado una situación muy difícil con las visitas porque hay como una extensión de la pena hacia las visitas, que no tienen nada que ver con el delito que han cometido los presos”.

Es que la Comisión de Justicia y Asuntos Penales del Senado se reune este martes desde las 15 para debatir el proyecto que en la Cámara baja impulsó el radical Luis Petri; y que allí sólo fue apoyado por el oficialismo y por un sector del Frente Renovador, ya que el kirchnerismo lo cuestionó duramente y lo votó en contra.

En la Cámara alta, en cambio, la iniciativa cuenta con el acuerdo de todos los sectores, de tal manera que el miércoles 19 la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, mantendrá una reunión con las autoridades de la Cámara y con referentes del Interbloque Cambiemos y del Frente para la Victoria para tratar de acelerar la sanción del proyecto de ley.

El apuro por debatir un asunto que permanece en el Senado desde fines de noviembre del año pasado tiene sus raíces en el crimen de la joven Micaela García, presuntamente, a manos de Sebastián Wagner, quien había sido excarcelado por un juez de Entre Ríos tras cumplir sólo dos años, de su condena de nueve, por dos violaciones.

El nuevo régimen que se pretende aplicar suplirá al que impera en la Justicia desde 1996 que, entre otros aspectos, no considera vinculantes los informes de conducta del reo para que el juez defina su excarcelación temprana.

Qué dice el proyecto

El proyecto que se pondrá a discusión prohíbe las salidas transitorias y los regímenes de semi-libertad a imputados por homicidio simple, homicidio agravado por el vínculo, por odio racial, por crear un peligro común, en concurso de dos o más personas, a miembros de fuerzas de seguridad, por violencia de género o para causar sufrimiento a un tercero.

También están incluidos en la lista todos los delitos contra la integridad sexual, tanto a mayores como a menores, y la violación seguida de muerte, además del robo con armas cometido en poblado y en banda.

Tampoco podrán gozar de un régimen de excarcelación anticipada quienes hayan sido condenados por tortura seguida de muerte, secuestro extorsivo seguido de muerte, homicidio en ocasión de robo, sometimiento a situación de esclavitud, terrorismo, delitos contra el orden financiero, el narcotráfico y delitos aduaneros. Están excluidos del régimen de salidas transitorias quienes posean una causa abierta y los reincidentes.

El proyecto indica que el desempeño del condenado en actividades que realice mientras cumpla su pena debe ser registrado e informado para su evaluación, lo que resultará relevante a la hora de recibir algún beneficio de libertad anticipada. Las decisiones para la progresividad del régimen penitenciario serán tomadas por el responsable técnico-criminológico del establecimiento, el director del lugar y el director del régimen correccional.

El juez de ejecución penal deberá tomar en cuenta cada uno de los informes, que serán vinculantes con la decisión de iniciar al reo en el régimen de salidas anticipadas. La víctima, además, debe ser informada y expresar su opinión cuando se decidan las salidas transitorias del imputado, mientras que el juez que haga caso omiso de ello incurrirá en “falta grave”. Los delincuentes, al ingresar al establecimiento correccional, deberán ser evaluados psicológicamente para individualizar el tratamiento que deben seguir en la cárcel. Además, para poder ingresar en un régimen de “pre-socialización”, el interno deberán poseer buena conducta, no haber sido sancionado, trabajar con regularidad y cursar estudios.

El Servicio Penitenciario corroborará el domicilio del imputado en el caso de que sea beneficiado con la posibilidad de dormir fuera del establecimiento.

Los imputados por delitos vinculados con explotación sexual deberán llevar una pulsera electrónica y en los casos en que sean beneficiados con visitas a familiares fuera del establecimiento, deberán ser acompañados por agentes del Servicio Penitenciario. En tanto, los condenados por delitos que ahora están excluidos del régimen de semi libertad tendrán que ser ingresados a un Régimen Preparatorio de Liberación un tiempo prudencial previo a cumplir su condena.

Finalmente, el proyecto de ley prohíbe expresamente el uso de dispositivos móviles dentro de los establecimientos carcelarios y se asegura de que no puedan ser utilizados celulares que puedan ser ingresados de contrabando, ordenando el bloqueo de las señales telefónicas.

Deja un comentario