alquileres

Proyecto de reforma de ley de alquileres será debatido en comisión el jueves

La comisión de Legislación General de la Cámara de Diputados buscará avanzar esta semana en el debate de un proyecto de reforma a la ley alquileres votada el año pasado por el Senado, con el objetivo de bajar el costo que representa para los inquilinos la firma de los contratos de locación.

El proyecto, que será debatido el jueves a las 17 en la comisión de Legislación General de la cámara baja, presidida por Daniel Lipovetzky, impulsa una reducción en las comisiones que cobran las inmobiliarias y la instalación de un esquema de ajuste o indexación que incluya la evolución del índice de salarios.

La reunión, que en un principio estaba convocada para el miércoles, fue postergada al jueves debido a que ese día está prevista una sesión especial, impulsada por el oficialismo para debatir el proyecto de protección a las víctimas.

La intención del oficialismo es reformar el proyecto sancionado en noviembre pasado por el Senado para fijar pautas claras en el caso de viviendas sociales y sobre el mecanismo indexatorio, que si bien está prohibido se aplica a través de acuerdos privados pactados entre propietarios e inquilinos.

En declaraciones a Télam, el presidente de la comisión de Legislación General de la Cámara baja, Daniel Lipovetzky (PRO), adelantó que se están elaborando estas propuestas para modificar la media sanción del Senado y proteger a los inquilinos “que en su mayoría son asalariados” aunque adelantó que la de esta semana sólo será una reunión informativa, en la que se escucharán las diferentes posturas.

“Creemos que hay que avanzar. Hay que empezar a debatir el proyecto para que se pongan en claro las diferentes posturas. La idea es tratar de encontrar consensos para sacar la mejor ley posible”, sostuvo Lipovetzky, quien puso de relieve la importancia de incorporar al texto una propuesta de su autoría que establezca el alquiler social, al advertir que ese tema “no puede dejarse de lado en la situación actual”.

Más de 7 millones de argentinos alquilan una casa o departamento para vivir y año tras año padecen las vicisitudes que implica hacerle frente a un contrato de alquiler. Es por eso que los inquilinos autoconvocados de todo el país se unieron y lograron impulsar en el Congreso una ley de alquileres para proteger sus derechos.

“Desde el Frente Nacional de Inquilinos vemos con mucha preocupación el accionar (del diputado Daniel) Lipovetsky, quien pretende ingresar un nuevo proyecto de ley. El gobierno nacional entiende que es un tema importante, pero incluye a las pretensiones de las cámaras inmobiliarias para generar un crédito con tasa subsidiada del Nación y, en la práctica, con eso se somete a un año de discusión el tema de alquileres”, detalló Roldán al tiempo que denunció que el legislador cuestionado está vinculado al sector inmobiliario y por eso quiere “congelar el tema”.

“Desde el Frente proponemos que se trate el proyecto sin modificaciones, como había sido el compromiso de todos los bloques en noviembre del año pasado”, apuntó Roldán al tiempo que explicó que como Lipovetsky es el presidente de la comisión (de Legislación General) es el que debe elevar el proyecto al tratamiento en el recinto, tras su aprobación.

El malestar por la movida que impulsa Cambiemos en el Congreso es más que importante entre las asociaciones de inquilinos. Entienden que presentar un nuevo proyecto de ley enfriaría el tema y dilataría mucho los tiempos. “Desde el Frente decimos que se trate el proyecto que ya se disucutió mucho tiempo”, apuntó Roldán.

Consulta popular

Para tratar de darle impulso a la sanción de la ley de alquileres, Roldán adelantó que el próximo 7 de julio se realizará en Rosario un Plenario Nacional de Inquilinos, durante el cual se lanzará una consulta popular para determinar si es necesaria o no la norma.

“Propusimos una campaña nacional para que se someta a discusión el proyecto y vamos a discutir en el congreso si se va a realizar una consulta en forma nacional o por provincia. Se votará por el sí o por el no, habilitaremos diferentes lugares de votación”, precisó.

El proyecto de ley que ya tiene la media sanción en la Cámara de Senadores es una iniciativa impulsada por organizaciones de inquilinos autoconvocados de todo el país y promovido por el Centro de Concejalía Popular de Rosario.

El interbloque Cambiemos busca avanzar en la Cámara de Diputados en la sanción de un proyecto de reforma a la ley alquileres votada el año pasado por el Senado, con el objetivo de bajar el costo que representa para los inquilinos la firma de los contratos de locación.

El proyecto aprobado por la Cámara alta promueve un mix entre el índice de aumentos de precios y de variación salarial, reduce al 30% la comisión de los contratos locativos y mantiene el pago de expensas extraordinarias a cargo de los propietarios.

Lipovetzky señalo que al oficialismo “le parecen muy valiosos aspectos del proyecto votado en el Senado como la baja de comisiones en los contratos, pero señaló que se deben incluir algunas reformar como el sistema de aumento de los alquileres”.

El proyecto aprobado en la Cámara de Senadores

El proyecto de ley de alquileres aprobado en la Cámara de Senadores en noviembre del año pasado plantea modificaciones en el artículo 1.196 del Código Civil y Comercial de la Nación, y se estipula que si el destino de un inmueble es habitacional, no puede requerirse del locatario el pago de alquileres anticipados por períodos mayores a un mes, ni depósitos de garantía o exigencias asimilables por cantidad mayor del importe equivalente a un mes de alquiler.

En este último punto se determina que el depósito en garantía será devuelto mediante la entrega de una suma, proporcional o equivalente al precio del último mes de la locación, en el momento de la restitución del inmueble.

Además, se incorpora que en caso que el contrato haya sido celebrado con la intermediación comercial de un tercero, las sumas que corresponden a comisiones u honorarios por los servicios prestados no podrán superar los máximos establecidos en cada jurisdicción. Si no los hubiere, no podrán ser mayores a un mes de alquiler.

También se modifica lo referido al plazo mínimo de la locación de inmueble. El contrato de locación de inmueble, cualquiera sea su destino, si carece de plazo expreso se considera celebrado por el plazo mínimo legal de tres años, período que hoy es de dos años.

Se modifica el artículo 1.209 del Código Civil y Comercial de la Nación y se fija que el locatario tiene a su cargo el pago de las cargas y contribuciones que se originen en el destino que dé a la cosa locada, pero no tiene a su cargo el pago de las que graven la cosa, ni las expensas extraordinarias.

Por otra parte, se incorpora que las partes deben acordar la renovación del contrato, por lo menos sesenta 60 días antes de su finalización. A tal efecto, cualquiera puede convocar a la otra. Si llegasen a un acuerdo, la parte que no cumpla debe pagar a la otra una indemnización equivalente a un (1) mes de alquiler a la finalización del contrato.

También se determina que hasta que la variación anual del índice de precios al consumidor (IPC) sea inferior al diez por ciento (10%), el precio de la locación sólo podrá ser reajustado anualmente según la variación del índice de actualización que al efecto elaborará el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) en base a la evolución de los índices de precios al consumidor (IPC) y coeficiente de variación salarial (CVS) _o los que en el futuro los reemplacen_, promediados en partes iguales. Actualmente en los contratos se proponen ajustes cada seis meses.